Rodríguez Zapatero instó a la UE a dar ahora prioridad  a las políticas de empleo

El presidente español José Luis Rodríguez Zapatero habló ante sindicalistas y empresarios europeos y reafirmó la importancia de tratar los problemas más desde un punto de vista social para poder salir de la crisis actual.

Dijo además que ahora la UE debería ocuparse más de las políticas de empleo y en regenerar las deterioradas redes de asistencia social en lugar de hacer tanto hincapie en la crisis económica en sí.

Por otro lado, al terminar en Bélgica la reunión con las instituciones de base de ayuda comunitaria y los agentes sociales, el ministro de trabajo español Celestino Corbacho dijo estar seguro de que Europa debería «hacer un esfuerzo mayor por restablecer los niveles de empleo«.

Señaló que hasta el momento la UE tomó muchas medidas de carácter financiero, pero ahora la crisis se transformó en una crisis económica y repercute directamente sobre el empleo, por lo cual hay que enfrentarla con otras armas.

De cualquier modo, en la conferencia de prensa posterior a sus declaraciones, Corbacho no quiso adelantar ninguna de las medidas que eventualmente podría tomar la UE en ese sentido, y todo parece indicar que su idea es esperar el diálogo abierto que seguramente se producirá antes y durante la próxima cumbre de Praga.

Recordemos que los jefes de Gobierno de los países de la UE acordaron enfatizar en la cumbre de primavera de Bruselas que es indispensable una arquitectura económica y financiera a nivel mundial totalmente remozada, y que el FMI aumente al doble los recursos destinados para que los países con problemas más serios puedan comenzar su recuperación.

Consideran también los mandatarios que los países de Europa del Este están amenazados por una crisis similar a la asiática de hace algunos años, y están dispuestos a aumentar el fondo de rescate para esos países a 25000 millones de euros.

Las medidas que se tomen en estos días tienen que evitar todo tipo de proteccionismo y discriminación de productos o servicios de cualquier estado miembro, y deben además consensuar planes estratégicos que hagan que los déficit públicos de los países retornen a niveles que sean compatibles con una economía sostenible.

Por último, deberán ponerse de acuerdo para aportar una suma extra de dinero para combatir la crisis, pero esto tampoco será sencillo debido a la ya anticipada negativa de Alemania al respecto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies