Por la crisis global, en el 2008 el desempleo en España  aumentó casi un 47% con respecto al 2007

El año pasado el desempleo en España se alcanzó una cifra récord al superar los tres millones de parados, según datos que proporcionó el Instituto Nacional de Empleo.

Es lamentablemente el nivel más alto registrado en el país desde 1987, y se debe a la tristemente famosa crisis económica global.

El Ministerio de Trabajo e Inmigración informó que el número exacto de personas que perdieron sus trabajos en 2008 fue de 999.415 personas, elevando el número total de parados a 3.128.963

Para tener una idea clara de la magnitud de la crisis, en Diciembre el número de parados superó en casi un 5% al de noviembre, lo cual es el mayor aumento en las cifras de desempleo de un mes al siguiente de los últimos doce años.

Maravillas Rojo, la Secretaria general de Empleo, dio un comunicado en el que dijo que «lamentablemente el 2009 va a ser un año muy difícil, donde seguramente el desempleo va a seguir aumentando como consecuencia de la brusca caída de la actividad productiva en todos los sectores, y del consumo debido a la crisis».

De cualquier forma, al igual que la gran mayoría de las autoridades españolas y de los países de la Unión Europea, dijo tener una»esperanza razonable» en que todas las medidas tomadas en el seno de los foros europeos logren que esta crisis comience a desacelerar su ritmo, mejorando de esta manera las posibilidades de recuperación de las economías y por ende del índice de empleo.

Si se observan y se comparan entre sí los números de los distintos sectores de la economía española, se puede ver que aquellos que se vieron más perjudicados fueron los de los servicios y la construcción, quienes se vieron obligados a despedir a casi 492.000 y 307.000 empleados, respectivamente.

Si la comparación se hace en base a porcentaje de despidos y no a cantidad de personas despedidas, en orden decreciente, encontramos en un incómodo primer lugar a la construcción con un 108.1% de incremento durante 2008, seguida por las actividades agrícolas con un 47.2%, la industria con 42.8% y los servicios con 38.3%.

Son todas cifras preocupantes, sobre las cuales los economistas y líderes políticos tendrán que trabajar arduamente con el fin de volverlas lo antes posible y aún sabiendo de las terribles dificultades a enfrentar, a niveles compatibles con una sociedad en estado de estabilidad y tranquilidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies