Alemania, la primera economía de Europa, tiene problemas similares a los de España

La nación alemana tiene la primera economía de los países de la Unión Europea y una de las más fuertes del mundo. Su impresionante desarrollo industrial y un sistema económico sólido le permitieron transformarse en un foco de riqueza mundial que no puede ser discutido.

Y si tenemos en cuenta el estado en que quedó Alemania después de la segunda guerra mundial, esta situación es todavía más meritoria.
Su capacidad de exportación, sobre todo de bienes industriales y de consumo, la convirtieron en uno principales motores de Europa.

Sin embargo, desde los últimos meses del 2008, cuando la crisis económica y financiera global que hoy azota a buena parte del mundo venía perfilándose luego de la debacle de los Estados Unidos, la economía alemana comenzó a sufrir algunos resquebrajamientos a los cuales no está acostumbrada.

En ese momento, inclusive el Deutsche Bank previó una caída en los índices económicos, que ya en el 2009 se confirmaron como más graves todavía de lo que se pensó en un principio.

Alemania sufre en estos momentos una situación con varios puntos en común con la que se vive en España, y en realidad en la mayoría de los países de la Unión Europea.

La posición dentro del entramado económico de los Bancos es muy delicada, hay una crisis de confianza en la gente, que sumada a una disminución en los índices de empleo hacen que el consumo esté disminuyendo sin pausas, y que la situación económica y financiera en general comience a sufrir sacudones de importancia.

Dentro de la red industrial alemana, el sector automotriz es posiblemente el más influyente, y dentro de ese sector, la compañía Volkswagen es las más importante de Europa y una de las más grandes del mundo. Ante la abrupta caída de las ventas, ya desde hace unas semanas disminuyó drásticamente su producción, llegando incluso a detenerla totalmente en varios momentos.

Alemania siempre fue un país relativamente caro, pero ahora debido a la crisis los precios se reacomodaron en alguna medida hacia abajo, hasta ponerse en un nivel mucho más parecido que hace unos años atrás a los precios españoles.

Alemania es una nación clave para la UE. Su liderazgo es indiscutido, y la marcha de su economía en cierta forma marca el rumbo del resto de las naciones europeas.

Si la economía alemana no comienza a vislumbrar signos de recuperación, no es buen presagio para el resto de las economías regionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies