Las respuestas de los países de la Eurozona frente a la crisis global

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, le pide a los países que constituyen la Unión Europea y a Japón, que lo acompañen y lo ayuden a luchar contra la crisis económica global, para recuperar así un orden financiero depurado y más sano.

Pide esfuerzo conjunto y coordinación en las medidas a tomar por los líderes de los principales países involucrados.

En respuesta al pedido de Obama, la Unión Europea dijo que ya se han puesto en marcha medidas suficientes, que por supuesto pueden ser perfeccionadas sobre la marcha de acuerdo a la evolución de la situación, aunque en términos del PIB, el esfuerzo de los Estados Unidos en la última etapa de la gestión Bush y lo que va de la gestión Obama, es muy superior.

Ante el tenor de las medidas que se adoptaron en ambas orillas del Atlántico, parecería que los Estados Unidos tomaron la crisis como lo que ellos realmente la consideran, una verdadera emergencia nacional.
Del lado europeo, en cambio, la Unión Europea en una forma bastante dispersa y sin percibirse la sensación de una gravedad extrema que se nota en Norteamérica.

Según recientes declaraciones del ex presidente del gobierno de España, Felipe González, la crisis financiera es global aunque tuvo su origen en los Estados Unidos, y la resistencia por parte de la UE a creer en la globalidad de la crisis, condujo a los líderes de los países miembro a cometer el error de pensar que la epidemia causada por el conocido tema de las hipotecas subprime en los Estados Unidos, no iba a llegar a Europa, no iba a causar demasiados problemas en el viejo continente, y aquí estamos ante una pandemia mundial.

Por eso se tardó en reaccionar más de lo que hubiese sido aconsejable. El Reino unido fue el primer país en hacerlo, el resto de la CEE reaccionó un poco más tarde, y algunos países emergentes de Europa y América aún hoy niegan la gravedad de la situación.

Siempre según Felipe González, Estados Unidos solo no puede hacerle frente a la recesión a nivel mundial, al problema del empleo y a la cantidad de parados cada vez mayor en todas las regiones del planeta.
La próxima reunión del G-20 del 2 de Abril será la gran oportunidad para ver dónde está parado cada país frente a la crisis, qué importancia le da y qué está dispuesto a hacer para solucionar su parte en la crisis.

Se verá que surge de esa reunión, donde estará en juego buena parte del futuro de la economía mundial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies