La crisis global afecta a Guatemala sobre todo en el sector turístico

Durante la segunda mitad del año pasado y lo que va del 2.009, el número de visitantes que arribaron a Guatemala, «corazón del mundo Maya», sufrió una caída de importancia.

Evidentemente los tiempos coinciden con el momento de mayor erupción de la crisis global que afecta a gran parte del mundo, y repercutió en el turismo guatemalteco, una de las principales fuentes de ingresos de la economía del país centroamericano.

La Dirección general de Aeronáutica Civil anunció que durante 2.008 ingresaron a Guatemala por vía aérea casi 1.100.000 personas, un 4% menos que en el año 2.007.

Los peores meses en cuanto al arribo de turistas fueron el último trimestre del año pasado, cuando ya la crisis económica en los países en donde se originan la mayoría de los viajeros estaba haciendo estragos.

Es la primera caída en el número de turistas desde el año 2.003, y trajo aparejada una disminución de la actividad hotelera de casi el 15%, con la consiguiente subida del número de parados y del desempleo, tanto de los trabajadores fijos como de los contratados para la época de mayor flujo de visitantes.

En conferencia de prensa sobre temas relacionados con la crisis, el Presidente de Guatemala, Álvaro Colom Caballeros, dijo que el problema con el turismo guatemalteco es «serio», y se debe principalmente a la subida de los tickets aéreos, a la incertidumbre generalizada por el futuro económico de la región y del mundo, y a la aparición de nuevos destinos turísticos algo más baratos pero de muy inferior calidad.

Junto al presidente se encontraba Mariano Beltranena, presidente de la Cámara de Turismo de Guatemala, que reafirmó los dichos del primer mandatario y agregó que de persistir en el tiempo por varios meses la actual situación, el sector turístico de Guatemala caerá en una fuerte recesión de la que le costará seguramente varios años salir.

Según el Presidente Colom Caballeros, otro grave problema se produce por la cancelación del arribo a Guatemala de capitales extranjeros que iban a aumentar el nivel de empleo del país.

El caso más resonante es el de la empresa textil china Shandong Dying Group, que iba a invertir en Guatemala 35 millones de dólares en una fábrica de hilos para abastecer el mercado centroamericano, y ahora todo quedó en un compás de espera de duración indefinida, hasta tanto no comience a aclararse el panorama económico mundial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies