Zapatero aseguró que España aportará 4.000 millones de Euros para combatir la crisis

En la rueda de prensa que se realizó luego de finalizar la cumbre del G-20 en Londres hace apenas unos días, el presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que los acuerdos alcanzados en el transcurso de esta fundamental cumbre para el futuro de la economía mundial, generarán la confianza necesaria en todos los estratos como para pensar que esta crisis que tiene a maltraer a la mayoría de los países del mundo comience a desacelerar sus efectos, y la recesión que produjo toque fondo en el segundo semestre del 2.009.

El jefe del gobierno español anunció también que España pondrá a disposición del FMI 4.000 millones de euros para engrosar el fondo de financiamiento para los países emergentes que lo necesiten.
Luego de las dos últimas cumbres, realizadas en Washington y Londres, Zapatero dijo estar convencido de que España es ahora considerada una «potencia mundial», y por lo tanto va a ser invitada a futuras reuniones del G-20.

De hecho, está prácticamente confirmada la presencia de España en la próxima reunión del grupo, que se llevará a cabo en los Estados Unidos el próximo otoño estadounidense.

Cuando se le preguntó específicamente por los acuerdos que se alcanzaron en Londres, el titular del poder ejecutivo español dijo que lo más importante fue la decisión unánime de luchar contra la falta de transparencia financiera y contra las prácticas totalmente reñidas con la ética y el derecho de los llamados «paraísos fiscales», quienes desde ahora deberán cambiar radicalmente su forma de actuar y someterse a las reglas internacionales para el comercio y las actividades financieras.

«Estos paraísos fiscales indignan y con razón», afirmó Rodríguez Zapatero, pero «hoy ha comenzado para ellos el principio del fin», aseguró con total convencimiento.

En otro momento de la rueda de prensa, le restó importancia a las diferencias que surgieron entre los bloques francoalemán y estadounidense en cuanto a la necesidad de adoptar o no nuevos estímulos fiscales, y llegó a decir que él, personalmente, no observó en ningún momento que las diferencias llegaran a terrenos preocupantes para el normal desarrollo de la cumbre.

Finalmente opinó que la perspectiva de muchos países de tocar fondo, contrariamente a lo que se podría suponer, es una oción positiva, pues es la cabal demostración que los males económicos llegaron a su fin y a partir de ese momento el esfuerzo conjunto redundará en la recuperación de la ahora maltrecha economía mundial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies