La crisis mundial y sus efectos sobre el sistema financiero de Holanda

La actual crisis mundial provocó hechos que hasta hace no muchos meses parecían impensables.

El Gobierno de Holanda tuvo que salir en ayuda e inyectar la nada despreciable suma de 13.000 millones de dólares para «apuntalar» las finanzas de su principal Banco, el ING, que se encuentra en graves dificultades debido a la crisis global.

Apenas unos días antes, el ING había tomado el control del Banco islandés Kaupthing, que debió cesar en sus operaciones por efectos también de la crisis.

En el momento en que se hizo cargo del Kaupthing, las autoridades del ING aseguraron que lo hacían desde una «posición de fortaleza y solidez», pues el Banco contaba con casi dos billones de dólares en activos y tenía más de 85 millones de clientes en todo el mundo.

Pero poco tiempo después, según estas mismas autoridades en un ambiente dramáticamente variable, el ING, que es el segundo Banco mundial de ahorros, debió aceptar la ayuda del gobierno holandés para evitar un colapso total de consecuencias impredecibles a nivel mundial.

El presidente ejecutivo del Banco, Michel Tilmant aseguró que la ayuda del Gobierno respondió a circunstancias realmente excepcionales y que difícilmente se repitan, a la vez que aseguró que esta inyección de dinero es lo suficientemente cómoda como para poder hacer frente a cualquier sacudida que en el futuro pueda provocar la continuidad de la crisis.

El ING es una institución bancaria con presencia en buena parte del mundo, especialista en brindar servicios financieros a las empresas, y se vio obligado a unirse a la larga lista de instituciones que debieron recibir ayuda de sus respectivos gobiernos después de que varios billones de dólares invertidos en hipotecas sin valor en los Estados Unidos se transformaron simplemente en «papeles de colores».

Este Banco holandés ocupa el lugar número trece en el ránking mundial de Bancos, y es el primero en transacciones vía Internet.

A pesar de todos los problemas que el ING tuvo en los últimos meses, su presidente afirma que la posición del Banco «se ha visto reforzada» por las últimas medidas, pero parece no tener en cuenta en sus apreciaciones la gran caída de credibilidad que estos vaivenes de los últimos tiempos le produjo entre sus clientes y sus pares.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies