Latinoamérica recibe una propuesta de China para superar la crisis global

La República China, que desde enero de este año es miembro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ofreció hace pocos días en Colombia ayuda a los países latinoamericanos y del Caribe para salir lo antes posible de esta crisis global que tiene a buena parte del planeta en problemas.

Esta ayuda a los países latinoamericanos con mayores inconvenientes, puede llegar a través de inversiones en los distintos países, o mediante la inyección de dinero para mejorar la liquidez de esas naciones.

En la reunión del BID en Medellín a fines de marzo pasado, el presidente del Banco Popular de China, Xiaochuan Zhou, dijo que como nuevo miembro del BID, China está dispuesta a aprovechar esta oportunidad para estrechar lazos de cooperación con los países emergentes de Latinoamérica, en una clara señal de intento de integración al bloque.

Las condiciones para que las relaciones entre los países latinoamericanos y China se afiancen están dadas, y Zhou dio como ejemplo que desde el año 2.001, el comercio entre China y la región ha crecido a un ritmo cercano al 40% anual, llegando en el 2.008 a la cifra de 105.300 millones de euros.

La necesidad de China de recibir insumos y alimentos es evidente, dada su gigantesca población, y los países de la región latinoamericana están en condiciones de satisfacer en parte las necesidades del gigante asiático.

De esta forma se incrementarían las exportaciones de la región, intentando regresar a los valores históricos anteriores a la crisis global, con el consecuente aumento del empleo y la disminución del número de parados, hoy en cifras muy altas por la escasa producción agropecuaria e industrial, ya que la Eurozona disminuyó mucho la importación de insumos y materias primas de la región latinoamericana.

El Gobierno Chino está dispuesto a importar de Latinoamérica no sólo materias primas y alimentos en general, sino también productos tecnológicos de alto valor agregado que fomentarían el empleo en los países de Latinoamérica.

Consecuentemente, la inyección de dinero por parte del Banco Popular de China en las inestables economías latinoamericanas, aumentará la liquidez en esos países y permitirá la puesta en marcha de obras de infraestructura postergadas por efectos de la crisis, lo que permitiría disminuir todavía más el número de parados y fortalecer las castigadas economías hogareñas, aún a pesar de las ayudas en fondos de desempleo que algunos países han implementado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies