La crisis global y los autodenominados líderes progresistas, reunidos en Chile

Mientras que a fines de marzo se reunían en Medellín, Colombia, los integrantes del BID para festejar los 50 años de la Institución y promover una renovación urbana y social para luchar contra la pobreza en estos tiempos de crisis globalizada, al mismo tiempo se reunían en la ciudad de Viña del Mar en Chile los autodenominados «líderes progresistas«, los presidentes de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay, los primeros ministros de Alemania, Australia, España, Gran Bretaña y Noruega, y el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden.

En el marco de esta reunión celebrada con la presidenta Michelle Bachelet como anfitriona, se debatió largamente acerca de los alcances de la crisis económica global y de sus posibles soluciones, pero las reflexiones hechas en Chile fueron sustancialmente diferentes a las que se hacían casi al mismo tiempo en Colombia, en la reunión del BID.

El primer ministro británico, Gordon Brown, habló e hizo un llamamiento para un nuevo «acuerdo global», en donde los gobiernos y los mercados internacionales actúen bajo normas éticas estrictas y comunes, a fin de evitar descalabros económicos como los que provocaron esta gran crisis que está viviendo el mundo, y que es producto en gran parte de la falta de controles más específicos para las entidades financieras.

Fue consenso en la cumbre de líderes progresistas que soplan vientos de cambio en el mundo, en el orden económico, social, político y de las relaciones entre los paises, y todas las opiniones apuntaban al fin del neoliberalismo como doctrina económica, idea de desarrollo y modelo de Estado.

En contrapartida, en la reunión del BID en Colombia se escuchaba a cada momento el argumento un tanto ingenuo y hasta en cierto punto insólito, de que tanto Colombia como el resto de os países allí presentes estaban en una situación de «blindaje» frente a la crisis, que más allá de ciertos vaivenes lógicos producidos por los sacudones económicos a nivel mundial, no podían afectar seriamente sus economías.

Lo concreto es que en el mundo se están tratando, en diversos foros y con distintas ópticas temas inherentes a las problemáticas sociales que tienen al empleo, la recesión y el constante aumento del número de parados como principales protagonistas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies