La economía de Sudáfrica, miembro del G-20, registró un crecimiento negativo por primera vez en 10 años

Sudáfrica, el único país del continente africano que pertenece al G-20, registró por primera vez el último trimestre del año pasado un crecimiento negativo en su economía, como consecuencia directa de la crisis global que afecta a todos los continentes.

Si bien en un principio el país no sufrió el impacto inicial de la crisis financiera desatada en los Estados Unidos hacia mediados del 2.008, luego el seguimiento de la situación por parte de las autoridades y las estadísticas mostraron que en el trimestre octubre/diciembre del año pasado, la economía sudafricana se contrajo casi un 2%.

Según los especialistas, Sudáfrica pudo evitar en estos últimos meses caer en recesión debido a que durante el 2.008 su PIB creció casi el 4%, algo menos que en el 2.007 pero lo suficiente como para mantener, por lo menos hasta ahora, su economía medianamente a flote.

Uno de los problemas más grandes que afronta Sudáfrica en la actualidad es el del empleo, puesto que el nivel de parados generalmente oscila en un 25%, aunque fuentes extraoficiales hablan hasta de un 35%, y ahora se espera que el desempleo crezca todavía unos puntos porcentuales más, ya que pueden llegar a desaparecer hasta 500.000 puestos de trabajo adicionales.

El suelo de Sudáfrica es muy rico en todo tipo de minerales, desde los más comunes pero útiles para diversas industrias, hasta los metales preciosos famosos en todo el mundo.

La caída abrupta del precio de esos minerales, como por ejemplo el Platino que se usa en medicina entre otras cosas para prótesis internas, hizo que los ingresos por ventas internacionales disminuyan y afecten mucho la balanza comercial del país.

Al igual que lo que sucede con la mayoría de los países latinoamericanos, la caída de las exportaciones y el descenso de los precios en el mercado mundial no son buenas noticias para estos países emergentes.

La compañía sudafricana Lonmin, la tercera en el mundo en producción de Platino en bruto y manufacturado como insumos médicos, anunció que se verá obligada a reducir su plantel de empleados en 5.500 personas, mientras que la Empresa Anglo-American debió despedir a nada menos que 10.000 de sus empleados, por una caída de sus ingresos del 30%.

Siendo Abril un mes de elecciones en Sudáfrica, es evidente que éstas no son buenas noticias como para ser utilizadas en ninguna campaña electoral, ni del oficialismo ni de la oposición.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies