China y su estrategia para sacar provecho de esta crisis económica global

El Gobierno de China tomó la arriesgada decisión de no quedarse de brazos cruzados esperando mejores vientos en medio de esta crisis global, y prepara estrategias para intentar fortalecer su posición ante la actual situación mundial.

Durante la Asamblea Popular Nacional China que se celebró a mediados del mes pasado, las autoridades del gobierno encabezado por el Presidente Hu Jintao no ocultaron sus temores ante la incertidumbre que genera esta crisis económica sin fecha de vencimiento a la vista.

Las exportaciones cayeron, al igual que la inversión extranjera, y el desempleo con el consecuente aumento de los parados se está transformando en un gran dolor de cabeza para el gobierno de Jintao.
De cualquier manera, las autoridades no variaron todavía las estimaciones de crecimiento de alrededor del 8% para la economía del país durante el transcurso del 2.009.

La respuesta inmediata de China ante la crisis es la inyección por parte del gobierno de la nada despreciable suma de 4 billones de yuanes al mercado interno para favorecer las operaciones en el mercado interno y mantener los puestos de trabajo, y una decidida apertura del comercio chino con la mayoría de los países de Latinoamérica.

Las autoridades chinas decidieron reforzar los controles para atacar la corrupción interna que alcanzó niveles preocupantes en los últimos 4 años, al tiempo que se lanzarán nuevos planes para acrecentar el consumo en las gigantescas zonas rurales del país, mediante préstamos casi sin interés que vuelvan a poner en marcha el ciclo industrial chino, por ejemplo en el importante rubro de los electrodomésticos.

Pero la preocupación viene por el lado de los derechos laborales que los trabajadores consiguieron hace no mucho tiempo. Está instalado el temor en la sociedad de que si la situación de estancamiento productivo no termina en pocos meses, comience nuevamente a aumentar el número de despidos y por consiguiente el de parados sin ningún tipo de indemnización, tal como se venía manejando el tema del empleo hasta no hace mucho tiempo.

El Gobierno confía en que esta situación no se produzca, por las fuertes medidas de protección al empleo que se tomaron últimamente, y además porque una situación así, en un país con semejante cantidad de habitantes sin trabajo y sin siquiera el dinero proveniente de una indemnización laboral, generaría un estancamiento en la cadena de consumo interno de consecuencias imprevisibles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies