El Banco Central Europeo no es muy optimista para lo que queda del 2.009

El Banco Central Europeo (BCE) estimó hace pocos días que la economía mundial, incluyendo por supuesto la Eurozona, experimenta una fuerte desaceleración, y que la demanda mundial en general será «muy débil» en lo que resta del año 2.009.

En el boletín mensual de Abril, que se publicó el pasado jueves 9, el BCE dijo que de acuerdo a sus pronósticos, la recuperación de la economía mundial luego de esta crisis global que está en su apogeo comenzará a tomar forma de manera gradual recién para el 2.010.

Destacó además que los parámetros para medir las expectativas de inflación en los próximos meses la sitúan en alrededor del 2% a mediano plazo, pues las presiones inflacionarias continuaron disminuyendo en los últimos meses y todavía estamos en riesgo de padecer una deflación, lo que agravaría todavía más el panorama, de por sí bastante complicado.

El BCE cree que la estabilidad de precios seguirá vigente a mediano plazo, lo que de alguna manera aliviará las economías hogareñas de los países de la zona del euro.

En cuanto al macro análisis económico, a causa de las turbulencias de los mercados financieros la actividad comercial e industrial se debilitó mucho, pero por el contrario afirma que la demanda interna y externa comenzarán a beneficiarse de los efectos del importante estímulo económico que se viene realizando a través de la inyección de importantes sumas de dinero en los circuitos económicos de casi todos los países de la zona euro.

El BCE reconoció la preocupación relacionada con el hecho de que el impacto de los graves problemas del mercado financiero en la economía real sea mucho más fuerte de lo que se previó en un principio, y esto podría determinar ajustes desagradables en las tasa de empleo y el número de parados en los países de la Eurozona.

En cuanto a la inflación, según los cálculos de la oficina comunitaria de estadísticas Eurostat, continuó descendiendo en sus mediciones interanuales del 1,2% en febrero al 0,6% en marzo, lo cual no es un buen síntoma.

Para los próximos meses, Eurostat espera que los índices de inflación continúen bajando e incluso lleguen a valores negativos en forma temporal, o sea a una deflación, pasado mediados de año.
Por último, el BCE informó que el flujo de préstamos a sociedades no financieras y hogares continúa siendo muy leve y sin signos de recuperación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies