América latina y los frentes a tener en cuenta por la crisis global

La crisis global que enfrenta hoy en día todo el mundo genera en América latina tres tipos de frentes de discusión distintos pero no menos importantes unos que otros.

Estos debates que deben ser tenidos en cuenta y llevados lo más rápidamente posible al terreno de los hechos concretos tienen que ver con las consecuencias económicas inmediatas, los efectos políticos de esta situación económica a largo plazo y las medidas a tomarse en el terreno de lo social para hacer frente a este descomunal descalabro financiero.

No son pocos los analistas que creen que en el futuro el desahogo necesario para la mayoría de los países latinoamericanos deberá venir de la mano de una casi inexorable declinación de los Estados Unidos, que ahora ya no es el «Papá» de muchos países americanos, puesto que la realidad muestra que a partir del comienzo de la crisis por la situación planteada a partir de las hipotecas subprime a mediados del 2.008, y quizás de todavía un tiempo atrás, apenas puede con sus propios y graves problemas.

Si hasta han comenzado a surgir versiones de dudosa procedencia que auguran un nuevo liderazgo de Europa o Asia de la mano del surgimiento de nuevas potencias mundiales, y le ponen fecha de defunción a la supremacía de los Estados Unidos para dentro de alrededor de 10 años.

América latina parece haberse convencido de que no todo está en manos del «gran país del Norte», y las nuevas alianzas sobre todo de índole económica, como por ejemplo el Mercosur, parecen haber resucitado y gozar cada día de mejor salud, a pesar de que la convalecencia igualmente será bastante larga.

Pero el retroceso en la supremacía de los Estados Unidos lamentablemente se compensa de un modo muy duro para muchas naciones: su poderío militar sigue siendo abrumadoramente superior al de cualquier nación que pretenda siquiera esbozar algún tipo de dominio regional. Como en las viejas películas del Oeste americano, todos los diferendos se arreglan a los tiros, salvo un cambio radical en la administración Obama que todos deseamos.

El tema social no es para nada menos importante, y con la ayuda de las grandes potencias o sin ella, las naciones latinoamericanas deberán industrializar de alguna forma parte de sus economías, para garantizar de algún modo un nivel de empleo que permita una subsistencia digna a sus habitantes, puesto que en la situación actual, si la Eurozona u otros grandes compradores bajan sus niveles de importación, el número de parados en Latinoamérica se dispara y el desempleo alcanza niveles muy difíciles de manejar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies