La crisis global hace tambalear el sector turístico de la India

La India es uno de los integrantes del G-20, y como tal participa activamente de las reuniones que ese grupo realiza cada tanto, y que últimamente se ocupa casi en exclusividad de los problemas derivados de la crisis global.

Lo concreto es que más allá de su integración en el G-20, ese país asiático, uno de los más poblados y pobres del mundo, tiene al igual que el resto de las naciones integrantes motivos suficientes para preocuparse.

Uno de los problemas más graves que afronta India hoy en día es que se trata de un país netamente importador debido a su inmensa población y su necesidad de alimentos, pero la crisis global desbalanceó de tal forma las balanzas comerciales de la mayoría de los países, que se le hace difícil conseguir los insumos necesarios para mantener el nivel alimentario necesario para la población.

El nivel de parados, que siempre fue alto salvo en ciertos sectores muy particulares, alcanza en la actualidad valores realmente muy preocupantes, y el empleo es algo que ni ahora ni nunca abundó en la India.

Uno de los sectores de la India que generalmente tiene un nivel de empleo razonable es el turístico, y dentro de ese sector, el turismo más buscado por los extranjeros que van en tren de conocer el país, es probablemente el que se dirige a Kerala.

Kerala es una provincia situada en la zona suroeste del país, y es en realidad una estrecha franja de tierra con muchos km. de costa.
Se lo conoce además por ser la zona más alfabetizada del país, con una tasa de alfabetización superior al 90%.

Pero desde hace ya unos cuantos meses, más precisamente desde el invierno indio, que es la estación con más movimiento turístico en el año, comenzó a sufrir los efectos de la crisis.

El aumento de turistas que se venía produciendo desde hace tres años ha sufrido una brusca caída, y eso impactó de manera negativa en todos los números de la región sur de la India, tanto en la faz puramente económica como en la social, con el tema del creciente desempleo.

Los ingresos por el turismo podrían disminuir más del 60% en la próxima temporada si la crisis global no comienza a revertirse, cosa poco probable hasta el momento.

Se esperaban más de 600.000 turistas en Kerala para la temporada, pero estos números ya son considerados imposibles de alcanzar, y muchos se conforman con recibir la mitad de lo estimado.
Sólo el paso de los meses dirá si el turismo hindú puede recuperar su incipiente esplendor, o si la crisis global se cobra una nueva víctima entre los cientos que ya se ha cobrado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies