Por la crisis global se reflotan problemas energéticos entre los países del Mercosur

Con la crisis global ya definitivamente instalada en todo el mundo, en algunos países más y en otros menos, parece ser que el tema de la energía, tanto la obtenida en forma tradicional como las alternativas, se convirtió en un tema de candente actualidad para las economías regionales.

En el caso del Mercosur, hay una disputa de larga data entre Paraguay y Brasil por el manejo y la producción de la central hidroeléctrica de Itaipú, la más grande del mundo en funcionamiento, que inclusive podría terminar en los tribunales internacionales.

El gobierno de Fernando Lugo ya anticipó que pretende revisar los términos del acuerdo bilateral entre Paraguay y Brasil, reuniéndose con Lula da Silva para replantear el precio de la energía que va a Paraguay, al tiempo que los paraguayos quieren también participar en las decisiones concernientes al manejo de la represa, hoy en manos del Brasil.

De hecho no es un tema menor la cantidad de empleos que genera, tanto en la represa misma como en la parte administrativa el complejo de Itaipú, por lo que Paraguay pretende que buena parte de la dotación de la planta sean paraguayos, de forma de brindar empleo a su gente.

Ambos gobiernos pretenden agotar todas las instancias diplomáticas, pero los tiempos se agotan, ya que la crisis sigue cercando a las economías de ambos países, y el costo de la energía y la faz social en cuanto al empleo generado se transformaron en temas candentes para ambas naciones.

Lula da Silva está dispuesto a refinanciar la deuda de Paraguay por la construcción de la represa, llevando los pagos hasta el año 2.030 ó 2.040, para bajar las cuotas y permitir mayor margen de maniobras al Paraguay.

Otro tema a tratar es que Paraguay utiliza sólo el 5% de la energía que le corresponde de la represa, mientras que Brasil usa su parte más lo que le sobra a Paraguay, abonando por ello un precio simbólico que Lugo quiere rever.

Itaipú, que funciona desde 1984, siempre fue un tema de importancia para ambos países sudamericanos, pero la instalación de la crisis global en los escenarios del mundo, lo transformó en estos meses casi en un tema de Estado, ya que la energía pasó a ser definitivamente un insumo imprescindible y de incalculable valor para los que la poseen en cualquiera de sus formas, y para los que la padecen por tener que comprarla al exterior.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies