En el Foro Económico Mundial elogiaron a Latinoamérica por su reacción frente a la crisis

A mediados del pasado Abril se celebró en Río de Janeiro, Brasil, una nueva reunión del Forum Económico Mundial. Comenzó el 13 de Abril con un discurso de apertura del presidente brasileño Lula da Silva.

Durante esta importante reunión se destacó muy elogiosamente la reacción que tuvieron la mayoría de los países de Latinoamérica en el tiempo que ha transcurrido desde el comienzo de la crisis global que afecta a buena parte del mundo, y que se originó en un país americano, los Estados Unidos, a mediados del año pasado.

Obviamente, ningún país del mundo escapó a las consecuencias de esta crisis, sobre todo en los temas sociales como el empleo y el aumento del número de parados. Pero esta vez en Latinoamérica no se produjo un colapso financiero como en otros tantos países, y pudo soportar los embates de la situación de una forma mucho más fuerte que como solía afrontar estos problemas en un pasado no muy lejano.

La región latinoamericana se ha fortalecido mucho macroeconómicamente, y las crisis que antes eran «normales» y se producían con una asiduidad preocupante, ahora parecen superadas.

Y los hechos lo están demostrando.

Brasil es el país latinoamericano con mejores perspectivas para comenzar un sostenido crecimiento apenas pase lo peor de esta crisis, aunque nadie sabe muy bien cuándo sucederá esto. El presidente de su Banco Central, Henrique Meirelles, vaticinó que luego del cimbronazo su país va a crecer «bastante por encima de la media mundial».

En el discurso inaugural, el presidente Lula da Silva dijo una frase que sintetiza el sentir y la forma en que los países de la región se encuentran posicionados, al manifestar que las naciones en vías de desarrollo y particularmente las de América Latina «no creamos el problema pero seremos parte importante de la solución».

Por su parte Ricardo Vilella, que es el Jefe Ejecutivo para América Latina del Banco Itaú, fue todavía más categórico, al afirmar que Latinoamérica es una fuente de exportación de estabilidad financiera para el resto del mundo ya que sus bancos nacionales están bien capitalizados y sin activos tóxicos.

Habrá que esperar cómo se desarrollan los acontecimientos en los próximos meses, pero por ahora, al revés de lo que sucede en buena parte del mundo, lo que sobra en Latinoamérica es optimismo de cara al futuro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies