La crisis global y su influencia en Latinoamérica en pocas palabras

Uno de los principios «básicos» que rigen para la economía, no importa el lugar del mundo del que se trate, es que entre las decisiones a tomar para la deslocalización e internacionalización de las Empresas es necesaria la diversificación del riesgo.

Cuando el mercado local en el que se desenvuelve una Compañía está en problemas, los mercados emergentes en otras regiones son los que mantienen el crecimiento esperado.

Durante el último lustro, los países de Latinoamérica han sido los mercados emergentes donde las Empresas europeas y estadounidenses buscaron consumidores potenciales, lo cual generó varias circunstancias positivas para la región.

La presencia de entidades bancarias y financieras del exterior que acudieron a las privatizaciones en Latinoamérica en la década pasada, mantuvo el sistema bancario gozando de una importante estabilidad y hasta crecimiento sostenido.

El empleo se potenció por la llegada de nuevas Empresas que tuvieron que tomar mano de obra del lugar para satisfacer sus necesidades, lo cual disminuyó el número de parados.

En general los países latinoamericanos son exportadores de materias primas, que tuvieron una subida continuada en los precios en los últimos años.

O sea que los países latinoamericanos basaron su crecimiento de los últimos años en una gran demanda de sus insumos por parte de los Estados Unidos, la Eurozona y los países asiáticos, en especial China, debido a su inmensa población.

Pero ahora, debido a la gran crisis económica global, y sobre todo desde el último trimestre del 2.008, los países compradores por excelencia de las materias primas y alimentos latinoamericanos han disminuido sus compras de una manera muy marcada, lo que evidentemente perjudicó y sigue perjudicando las balanzas comerciales y la situación financiera de todas las naciones de la región.

La crisis económica no tuvo origen en Latinoamérica, región que ni siquiera participa en las grandes decisiones que se toman en los Estados Unidos y Europa para solucionarla. Pero de cualquier forma está sometida a las decisiones del exterior, y sus economías, si bien no tan castigadas como en otras partes del mundo, sienten los efectos de la crisis de forma indirecta.

Lo que queda del 2.009 puede resultar suficiente para revertir la situación y hacer que Latinoamérica deje atrás la situación de crisis y comience de a poco el ascenso por la cuesta de la recuperación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies