Estados Unidos controlará más de cerca los productos financieros que contribuyen a la crisis

El gobierno del Presidente Barack Obama le dio precisas instrucciones al Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Timothy Geithner, para que aumente la presión regulatoria sobre aquellos productos financieros que los estadounidenses llaman «Over the counter derivates» (OTC), que no son otra cosa que productos que se negocian en mercados especulativos no organizados, transformándose así en negocios muy arriesgados que no cotizan ni se negocian por las vías normales de los mercados financieros.

Tal es así, que el multimillonario inversor financiero Warren Buffett los calificó en más de una ocasión de «armas de destrucción masiva».

La administración Obama le solicitó al Congreso norteamericano en una larga carta que le dé más poderes para supervisar y regular este tipo de inversiones, que no son en lo absoluto seguras y podrían eventualmente desencadenar una nueva catástrofe financiera similar o aún peor a la de las hipotecas subprime que en el 2.008 desencadenaron esta terrible crisis económica global.

Estos OTC son realmente un peligro para cualquier economía, al igual que los «Credit Default Swap» (CDS), que irrumpieron en Wall Street en la década pasada.

Estos últimos se asemejan a un contrato entre partes en el que una de ellas le compra a la otrala protección ante el riesgo impago de bonos o certificados de deuda, pública o privada.

Como se ve, son operaciones financieras sumamente complicadas y de una seguridad casi nula, que brinda grandes beneficios económicos pero puede transformarse tranquilamente en un arma mortal en poder de un niño.

Estos productos son los que hicieron hundir a la aseguradora AIG, en uno de los hechos emblemáticos que inició la crisis mundial que hoy azota a todo el mundo.

AIG estaba obteniendo resultados regulares en los seguros, pero hizo desastres con los productos derivados, lo que obligó al gobierno de Obama a acudir en su rescate en cuatro ocasiones, luego de batir el récord de pérdidas en toda la historia de Wall Street.

Todas estas razones parecen más que suficientes para que Barack Obama haya decidido poner fin a estas inversiones de riesgo, controlándolas de forma tal que no puedan volver a convertir al planeta en un campo de batalla lleno de víctimas económicas irrecuperables en muchos casos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies