En Julio comenzará a funcionar el Banco Regulador en los Estados Unidos

El Tesoro de los Estados Unidos, a través de su secretario Timothy Geithner, confirmó que en un lapso que seguramente no va a superar las seis semanas, es decir a más tardar para la primer semana de Julio, estará en condiciones de comenzar a funcionar lo que la inventiva popular denominó el “Banco malo de los Estados Unidos”, pero que en la realidad es el Programa Público-Privado de Inversión (PPIP en su sigla en inglés).

Este programa es el que en el futuro inmediato se hará cargo de los activos que la jerga bancaria denomina “tóxicos”, es decir aquellos que aportan saldos negativos a las cuentas de los Bancos en Estados Unidos, y en general en todas partes del mundo.

Este “Banco” aportará en una primera fase la nada despreciable suma de entre 75.000 y 100.000 millones de dólares de las arcas públicas para directamente comprar los activos tóxicos de los Bancos más comprometidos en un principio, y luego pondrá un billón de dólares con los que ayudará a los inversores privados a compartir riesgos en el momento de comprar títulos que estén respaldados por hipotecas y otros activos “peligrosos” en el presente de las finanzas de los Estados Unidos.

Este nuevo organismo despertó dudas en varios senadores estadounidenses, pero fue el propio Geithner quien se presentó ante la comisión que se ocupa de los Bancos en el Senado y aseguró que comienza a haber indicios de recuperación en el sistema financiero del país, aunque reconoció que esta recuperación será muy lenta y a largo plazo, incluso más del que se pensaba en un principio, ya que los indicadores económicos mejoran muy lentamente pero no terminan de despegar.

Las últimas emisiones de capital que se produjeron son consideradas alentadoras para el saneamiento de la economía estadounidense, pero la caída en estos últimos meses fue muy grande y por lo tanto la cuesta a subir es larga, empinada y penosa.

Los atisbos de recesión son cada vez más esporádicos, lo cual también es un buen síntoma, pero la situación todavía está lejos de haberse normalizado, señaló el Secretario del Tesoro.

Otro tema preocupante, el del empleo, aún no muestra síntomas firmes de recuperación, si bien los últimos índices de parados arrojaron una muy pequeña mejoría, pero todavía están en valores muy altos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies