Por la crisis, un fantasma al acecho en España: la deflación

La crisis económica global está trayendo innumerables problemas en casi todo el mundo.

En España uno de los riesgos más temidos es el de la deflación, que no sólo preocupa a las autoridades españolas sino también a los Estados Unidos y al resto de Europa.

Según el diario estadounidense “The New York Times”, “la caída de los precios en España, que concretamente constituye el riesgo de deflación, está alimentando los miedos en el resto de la Unión Europea”.

Destaca el conocido periódico norteamericano cuán perjudicial sería para la economía de España caer en una situación deflacionaria, ya que esto podría traer aparejado que las empresas tuviesen que disminuir todavía más su plantilla de empleados debido a la caída de las recaudaciones directamente ligadas con la caída de los precios de sus productos.

La tasa de inflación en España tuvo su primera marca negativa en la historia en el mes de Marzo.

Esta situación trajo como consecuencia una abrupta caída en los precios de todo tipo de comercios, desde lugares de comida y supermercados hasta locales de venta de indumentaria y hasta farmacias y negocios relacionados con la salud. Todo esto al tiempo que la tasa de parados continúa en aumento.

El ríspido tema de la deflación puede, y de hecho lo está haciendo, convertirse en una especie de circuito sin salida y de características muy perversas, que podemos resumir muy fácilmente: Si el número de parados se mantiene en los niveles actuales o sigue aumentando, la gente gasta menos por falta de dinero para sus compras. Sólo realiza las indispensables, como la comida, en menor escala, y el resto debe esperar por tiempos mejores.

Esto obliga a comerciantes y a las compañías productoras a bajar los precios para tratar de recuperar su nivel de ventas, pero esa caída de precios hace que sus ingresos disminuyan cada vez más, con lo que tienen que recortar el número de empleados, aumenta así el número de parados y todo se transforma en una espiral sin salida.

Situaciones similares a la española se están viviendo en países como Irlanda y Portugal, con problemáticas similares en cuanto al tema del desempleo.

El “New York Times” no cree que esta situación pueda llegar a los Estados Unidos, pero afirma que un estudio detallado de los acontecimientos ayudará a las autoridades de su país a responder rápidamente en el caso que la deflación se instale en territorio estadounidense, acostumbrado en los últimos meses a cualquier tipo de “catástrofe económica”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies