Últimos datos sobre la marcha de la economía del Mercosur en la crisis global

El mayor bloque sudamericano de participación económica, el Mercosur, integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, está sintiendo los efectos de la crisis global, sobre todo en lo que respecta a las exportaciones al resto del mundo y las intercambios internos entre sus miembros, de acuerdo a un informe privado que realizó la Consultora argentina Ecolatina.

Desde el último trimestre del año pasado, las monedas de los países miembro vienen sufriendo una lenta pero persistente devaluación, las reservas líquidas de los cuatro países cayeron y se produjo un aumento del riesgo financiero para las transacciones comerciales tanto internas como de cara a los mercados internacionales.

De cualquier forma, si se tienen en cuenta todos los frentes afectados por la crisis, no es una novedad recordar que el principal problema radica en la caída de las exportaciones tanto a la Eurozona como a los Estados Unidos y sus naciones “satélites”.

En el primer trimestre del 2.009, las exportaciones conjuntas del bloque cayeron casi un 30% en la comparación interanual con el 2.008, año en el que el ritmo de crecimiento había sido de casi el 25% con respecto al 2.007, con ventas al resto del mundo por casi 280.000 millones de dólares.

El 45% de las exportaciones del Mercosur son materias primas, productos primarios y manufacturas sin demasiado valor agregado dirigidas principalmente al sector agropecuario, y estas exportaciones están muy fuertemente condicionadas por la caída de la demanda global y los precios internacionales.

Si se desglosa el impacto de la caída de las exportaciones entre los cuatro socios, veremos que los dos socios menores, Paraguay y Uruguay, son los más afectados, ya que sus exportaciones representan casi la mitad de su PIB, mientras que en el caso de Argentina y Brasil ese porcentaje no supera el 15% de su producto bruto interno.

Según Ecolatina, este desempeño económico del Mercosur desde aproximadamente setiembre del 2.008, “es el desempeño más magro desde 1.982, con alguna similitud aunque no de tan gran magnitud en el año 1.999”.

Sin lugar a dudas, el futuro del Mercosur está muy ligado al afianzamiento de los lazos entre las cuatro naciones que lo integran, y al mejoramiento de la situación económica en el resto del mundo, los receptores de todos los productos y materias primas que este bloque puede exportar en abundancia en situaciones globales de normalidad, y no en un mundo tan convulsionado como el actual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies