Los pisos en alquiler son tantos, que las rentas se reducen más del 10%

Ante la grave situación por la que atraviesa el mercado inmobiliario en España, los propietarios comenzaron a sacar sus pisos de la venta y ofrecerlos en alquiler, lo que repercutió en una caída de las rentas de casi el 11% en los últimos meses.

Es el quinto trimestre consecutivo de caída de los arrendamientos, ante la gran oferta existente, y la situación no parece que vaya a revertirse a corto plazo.

Los pisos en alquiler aparecieron como una verdadera avalancha en el circuito inmobiliario, provocando el desplome de las rentas.

Todos estos son datos brindados por el índice Iese-Fotocasa, y se ha transformado en una pesadilla para quienes invirtieron en viviendas como inversión para alquilar, y para los promotores, que no pueden vender sus pisos y les resulta cada vez más difícil cubrir las hipotecas.

Miguel Ángel Ariño, un profesor del Iese y a su vez encargado del índice Fotocasa, dice que los valores de renta, que alcanzaron un máximo de algo más de 10 euros por metro cuadrado en mayo del 2.007, por efectos de esta crisis económica sin precedentes se desplomaron en el último trimestre a poco menos de 9 euros.

En la zona de Barcelona la situación es aún más complicada, ya que los alquileres sufrieron una caída del 14,3% a contar desde el momento en que se obtuvieron los precios máximos de renta.
En Barcelona un propietario puede llegar a tener que esperar muchos meses para poder alquilar su piso, sobre todo si los valores de arrendamiento superan los 800 ó 900 euros, cosa que antes era inimaginable.

Antes era común que un interesado dejase una señal en la primera visita a un piso por temor a perderlo, pero ahora antes de decidirse visitan 5, 6 ó más viviendas, y todavía así la operación puede no realizarse.

Forcadell, una inmobiliaria de nivel internacional muy conocida en Barcelona, recibe hoy en día casi un 60% de visitas de interesados en alquilar un piso de menos de 800 euros al mes, y menos del 15% están en condiciones de llegar a más de 1.000 euros mensuales.

También disminuyó la solvencia de quienes pretenden alquilar, ya que a falta de nómina muchos presentan los papeles del paro para justificar que tienen ingresos recurrentes.

Los propietarios tuvieron que bajar también sus exigencias en cuanto a los avales, porque de lo contrario pueden no llegar a alquilar nunca sus viviendas.

Habrá que esperar el transcurrir de los meses para ver si mejora la actualidad del mercado inmobiliario en todas sus variantes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies