México: la gripe porcina no cede y aumenta la incertidumbre sobre la crisis global

A fines de Abril pasado, en la ciudad de Washington, la Asamblea semestral conjunta que regularmente llevan a cabo el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), se ocupó en forma muy particular de la evolución de la epidemia de gripe porcina, que está profundizando todavía más la crisis económica global que cubre buena parte del mundo.

Una de las decisiones más importantes que se tomaron fue la de acelerar los mecanismos para otorgarles más voz y voto al grupo de países emergentes, entre los que se encuentra México, el involuntario causante de la epidemia de gripe porcina.

Este brote, que a fines de abril había causado ya 22 muertes en México, al tiempo que se sometía a análisis a otros 65 cadáveres para confirmar las causas de su deceso, provocó un estado de virtual paralización de todas las actividades en México, con el consiguiente perjuicio que se suma al ya provocado por la crisis global.

El hecho de que la enfermedad se haya expandido a unos cuantos países más, entre ellos Estados Unidos y varias naciones de la Eurozona y de Latinoamérica, obligó a los gobiernos de esos países a cancelar los vuelos desde y hacia México, lo que provoca en ese país innumerables inconvenientes con el turismo, una de las principales fuentes de ingreso mexicanas gracias a la belleza de sus paisajes, playas y maravillas arqueológicas.

Dominique Strauss- Kahn, el Director Gerente del FMI, declaró que la actual situación de México es “realmente complicada”, pues a los graves inconvenientes derivados de su balanza comercial por efectos de la crisis, se suma esta epidemia que poco a poco está aislando al país del resto del bloque Latinoamericano, lo que dificulta sus posibilidades de actuar en conjunto frente a la crisis.

El Presidente del BM, Bob Zoellick, anunció una ayuda extra para México de 205 millones de dólares en la conferencia de prensa conjunta, al tiempo que consideró fundamental un redireccionamiento en la dirección del BM, para que se pueda ocupar más de los problemas de los países en desarrollo, y en este caso especial de México, dejando de lado, aunque sin abandonar los planes de ayuda, a las naciones más avanzadas hasta tanto el flagelo de la gripe porcina, que finalmente nos involucra a todos, sea resuelto.

Esta crisis ya arrastró a una situación de pobreza extrema a más de 50 millones de personas, en especial mujeres y niños, sobre todo en naciones en vías de desarrollo, y para colmo de males la gripe porcina contribuye con su grano de arena a complicar todavía más la situación global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies