La crisis global y la situación de Turquía, miembro del G-20

Hace poco tiempo, el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, hizo declaraciones a la agencia de noticias turca Anatolia, en las que dijo estar seguro que la situación de Turquía frente a la crisis económica global es financieramente bastante menos vulnerable que la que hoy en día presentan los Estados Unidos y los países de la Unión Europea.

Se podría pensar que eso no es demasiado lógico, pero Stiglitz explica su razonamiento basándose en las medidas que, luego de la gran crisis de la economía turca que se produjo en el año 2.001, se tomaron en ese país medidas que ahora le sirvieron de “amortiguación” para hacer frente a los embates de la actual crisis mundial.

En esas declaraciones, el Premio Nobel hizo referencia a la relación entre Turquía y el Fondo Monetario Internacional tras la crisis el 2.001, asegurando que no siempre el FMI toma las decisiones correctas, pero que en esta ocasión los ajustes que le sugirió realizar al Gobierno turco fueron los correctos y surtieron efecto, a punto tal de dejar las finanzas del país en una situación de saneamiento más que aceptable y preparadas para eventuales contingencias, como las que en la actualidad está enfrentando tanto el país como casi todo el resto del mundo.

Stiglitz dijo que los Bancos y las compañías turcas no suelen depender en gran medida de préstamos extranjeros, lo que los benefició en esta oportunidad, y además en Turquía no es común que la población adquiera sus viviendas a través de créditos hipotecarios, con lo que la debacle de ese tipo de préstamos que se produjo primero en los Estados Unidos y luego en buena parte del planeta, tampoco los afectó de manera importante.

Su forma de vivir, en muchos aspectos bastante distinta a los parámetros occidentales, parece haberles servido como un escudo para frenar el avance de la crisis.

De cualquier modo sería necio negar que la situación turca no varió en nada con respecto a las épocas anteriores a la crisis, pero estas variaciones por ahora son controlables para las autoridades económicas turcas.

Turquía, siempre según Stiglitz, sufrirá obviamente las consecuencias de la crisis global, pero será una de las naciones europeas menos afectadas, de acuerdo a las previsiones del Nobel de Economía.

Stiglitz es un conocido crítico del accionar del FMI y el Banco Mundial, además de haberse manifestado en muchas oportunidades en contra de la globalización, por lo que se permite “sugerir” a Turquía que cierre tratos con esos organismos internacionales sin dejar de pensar en ningún momento en sus necesidades y beneficios como país.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies