Los Bancos españoles, como el BBVA, ofrecen soluciones “extrañas” a sus empleados para paliar los efectos de la crisis

Las entidades bancarias de todo el mundo, y las de España por supuesto no son la excepción, están pensando muy detenida y seriamente su futuro e imaginando distintas opciones para superar la crisis económica global y organizar su nuevo “modus operandi” de cara a lo que se viene.

La reestructuración de sus planteles y altos mandos, las fusiones y las medidas tendientes a volver a rearmar la cadena crediticia son las cuestiones más urgentes a tener en cuenta, pero también las medidas no tradicionales y con cierto grado de imaginación pueden contribuir a la hora de mejorar la situación financiera de las distintas entidades bancarias.

Podemos tomar como ejemplo la iniciativa que lanzó en estos días el BBVA, que propuso a sus empleados una suspensión temporal del contrato laboral con “retorno garantizado” por un período que oscila entre tres y cinco años.

Durante ese tiempo, el Banco pagará a los empleados menores de 33 años el 30% de la retribución básica anual, con un mínimo de 1.000 euros mensuales (ó 12.000 euros al año), siempre que esta suma no sea superior al 40% de la retribución básica anual.

El Banco garantizará por escrito el retorno al trabajo al cabo de esos años a aquellos trabajadores que acepten el plan, y ofrece también 3.600 euros anuales adicionales, que es el costo del servicio de sanidad de una aseguradora que trabaja con el Banco, es decir que también cubrirá, en caso que el trabajador acepte, el cuidado de su salud.

Para los empleados con más de tres años de antigüedad y no mayores de 35 años, el BBVA ofrece también licencias por estudios de posgrado de hasta dos años de duración, con una paga de 6.000 euros al año.

Aquellos empleados con más de 1 año de antigüedad, pueden solicitar licencias de hasta 1 año para que puedan cuidar a sus hijos o familiares, sin goce de haberes.

Todas estas medidas que tienden a reducir la plantilla de empleados del Banco al menos por un tiempo, son criticadas por Comisiones Obreras y la UGT, porque dicen que “generan desconfianza y le quitan transparencia al contrato laboral”.

En definitiva, el Banco afirma que además de reducir su plantilla de empleados en estos tiempos de crisis global, estas medidas flexibilizan la relación laboral y compatibiliza las necesidades de la institución y de su plantilla.

El “retorno garantizado” y la utilidad para las necesidades actuales del Banco son las 2 columnas sobre las cuales el BBVA intenta cimentar estas medidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies