Las remesas a Latinoamérica caerán este año por la crisis global

En el año 2.000, el Banco Interamericano de Desarrollo comenzó a monitorear los datos correspondientes a las remesas que se envían a Latinoamérica desde el exterior.

Este año, las estimaciones del BID pronostican que estas remesas caerán por primera vez desde ese momento, por efectos de la crisis económica global que afecta la economía de buena parte del mundo.
En el último trimestre del año pasado ya se empezaron a notar los síntomas de esta caída, que se aceleró a partir de enero del 2.009 previéndose que la disminución al cabo del año sea de entre el 11 y el 13%.

Durante todo el año anterior, el conjunto de trabajadores latinoamericanos que trabajan en otras partes del mundo enviaron a sus respectivos países de origen cerca de 70.000 millones de dólares, lo que ya representó una caída del 1% con respecto al 2.007.

Como se ve, la crisis multiplicó al menos por 11 esa caída, lo que afectó en grado sumo las economías de muchos países latinoamericanos para los cuales esas cantidades representan una porción importante de sus ingresos.

El presidente del BID Luis Alberto Moreno dijo hace no mucho en una rueda de prensa que estas cifras irán obviamente en detrimento del nivel de vida de muchas familias latinoamericanas que recibían dinero del exterior, y hará necesario que los gobiernos se ocupen más de la parte social de la crisis, en este caso particular el refuerzo de las redes de protección social.

Pero a su vez Moreno afirmó que los inmigrantes son muy capaces a la hora de buscar soluciones a estos problemas, y en estos casos pueden recurrir a estrategias como intentar conseguir más horas de trabajo, cosa de por sí bastante difícil, cambiar de sector laboral o hasta echar mano a sus propios ahorros para poder seguir enviando una cifra de dinero similar a la acostumbrada a sus familias latinoamericanas.

Un factor que juega a favor del dinero que se envía cuando se trata de trabajadores en los Estados Unidos, es que el dólar se revaluó frente a la mayoría de las monedas latinoamericanas, con lo que a pesar de enviar una menor cantidad de dólares, al cambio el perjuicio para los familiares que reciben ese dinero en los países de origen no es tan significativo.

Pero de cualquier forma el volumen total de remesas disminuyó, y eso juega en contra de las economías, sobre todo las domésticas, en los distintos países latinoamericanos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies