Los economistas argentinos y el análisis de la crisis

Ya pasaron casi nueve meses desde que en los Estados Unidos comenzó esta crisis global sin precedentes en la economía mundial moderna.

Teniendo en cuenta el tiempo transcurrido, ya parece ser tiempo de “parir” al menos algún esbozo de solución duradera para esta situación que trastocó la vida de buena parte de los habitantes del planeta.

Las principales economías del mundo se desplomaron arrastradas por los efectos de los “créditos basura” o hipotecas subprime en los Estados Unidos, y todos los países están haciendo lo que pueden dentro de sus posibilidades para superar esta crisis.

La República Argentina está “navegando” la crisis de manera bastante satisfactoria, pero de ninguna forma deja de sentir los efectos de la recesión que se instaló a nivel mundial.

En una reciente conferencia, el economista argentino Abel Viglione, economista Senior de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), dio una serie de precisiones muy interesantes a los efectos de comprender la marcha de la crisis en Argentina en particular, y por extensión en todos los países de la región Latinoamericana.

Según Viglione, la crisis global en Latinoamérica llegó a un punto de amesetamiento, en el cual si bien todavía no comenzó la recuperación a un ritmo deseable, los hechos demuestran que la caída en las cifras económicas terminó con su descenso abrupto.
Es de esperar que a partir de fines del presente año comience la recuperación propiamente dicha a un ritmo lento pero sostenido.

Viglione aclaró desde un principio en la entrevista que le concedió al periódico especializado “La Gaceta”, que todos sabemos cómo y cuándo comenzó la crisis, pero que sólo un adivino podría asegurar con precisión la fecha en que terminará.

Consideró que en la actualidad el gran problema no es de liquidez, sino sobre todo de confiabilidad del sistema financiero mundial.
Estima que la verdadera recuperación a nivel mundial comenzará cuando se restablezcan los niveles de confianza, y el consumo vuelva a sus antiguos parámetros.

El consultor del BID y del Banco Mundial aseguró que la crisis afecta en mayor medida a los sectores productores de bienes, por lo que los países industrializados son los más perjudicados, mientras que aquellos que exportan materias primas, como los latinoamericanos, pueden vislumbrar la salida en un plazo sustancialmente más corto.

Argentina y sus vecinos están pasando momentos difíciles como todo el mundo, pero Viglione es muy optimista en el mediano plazo acerca de la marcha de la economía de la región.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies