El empleo en España durante el primer cuatrimestre del 2.009 tuvo muy malas cifras

La crisis global provocó recesión, aumento del desempleo y del número de parados en prácticamente todo el mundo.

En España el primer cuatrimestre de este año fue particularmente malo en este aspecto. Los trabajadores que fueron afectados por un ERE (Expedientes de Regulación de Empleos) crecieron de manera significativa, alcanzando los 228.000 empleados que pasaron a formar parte de este colectivo.

Esta cifra ya supera en 80.000 el número de parados que dejaron de trabajar en todo el año pasado por la aplicación de un ERE.

En su momento, el titular del Ministerio de Trabajo, Celestino Corbacho, expresó que los ERE eran “un buen instrumento” para que las empresas pudieran modificar sus planteles y adaptar su ritmo de trabajo a las nuevas demandas, mucho menores, sobrellevando así de mejor manera la crisis.

La cantidad de trabajadores que durante enero y abril se vieron involucrados por situaciones de despidos colectivos, se multiplicó por quince frente al mismo período del año anterior, donde se habían registrado poco más de 15.000 casos.

Los trabajadores del sector industrial, que incluyen el muy castigado sector automotriz, son los que se vieron más afectados por la subida de las regulaciones de empleo, llegando estos procesos a alcanzar casi 182.000 personas.

El incremento con respecto al mismo período del 2.008 es enorme, un 1.882%, cuando los afectados fueron 9.137 personas.

La mayor parte correspondió a suspensiones temporales, donde el número registrado aumentó 51 veces si lo comparamos con el año anterior en el mismo cuatrimestre.

En el sector de la construcción, otro de los más perjudicados por esta interminable crisis, los implicados en un ERE llegaron a 5.500, seis veces más que en enero/abril del 2.008.

En las tareas agropecuarias, el número aumentó de 500 a 3.000, otro porcentaje realmente estremecedor.

El Ministerio de Trabajo intenta frenar la debacle aumentando los requisitos necesarios para pasar de un expediente temporal a uno de extinción de empleo, que trae aparejado el despido definitivo del trabajador. De cualquier forma estos últimos se incrementaron hasta alcanzar los 24.318 trabajadores, que representan un 124% más que en el primer cuatrimestre del 2.008.

Como podemos apreciar, los números no mejoran para las autoridades del área de trabajo del gobierno de Rodríguez Zapatero, que continúan su lucha por frenar el constante incremento de los parados en España.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies