La crisis global puso aún más al descubierto las desigualdades económicas de las distintas regiones del planeta, afirma AI

En su informe anual para el año 2.009, Amnistía Internacional hizo hincapié en el hecho de que esta crisis global que se abate sobre gran parte del mundo, se ocupó de poner más en evidencia las desigualdades de todo tipo, en principio económicas pero luego prácticamente en todos los órdenes que hay entre los países de las distintas zonas del orbe.

Según AI, la crisis “no sólo es económica, sino principalmente de derechos y desarrollo humanos, lo que acentúa la parte monetaria de la situación”. El panorama que muestra el documento no es nada alentador.

Muchos países centroamericanos, africanos, asiáticos, algunos de Latinoamérica y la UE, ciertas zonas de China y del límite entre los Estados Unidos y México, muestran cómo el abuso de los derechos humanos a nivel mundial, intensificado por esta crisis económica global que todo lo trastoca, está magnificando la inestabilidad política y los arranques de violencia de una sociedad cada vez más cansada de una vida llena de padecimientos y sinsabores.

Todavía es prematuro pensar si a partir de esta crisis se originará una especie de nuevo orden mundial basado en las condiciones en que quede la economía planetaria, pero lo que sí parece inevitablemente seguro es que va a repercutir en la continuidad del incremento en muchas regiones del mundo de la pobreza, el desempleo, la desigualdad y el poco respeto a los derechos humanos.

Amnistía Internacional analizó la situación en 157 países de todo el mundo, y llegó a la esperada conclusión de que esta crisis global actual afecta en mayor o menor medida a todos, pero las dificultades que deben afrontar los países ricos son nada en comparación a los graves problemas que hoy en día tienen las naciones más pobres, cualquiera sea la zona donde se encuentren.

La recesión económica agravó los abusos sociales de todo tipo que se cometen en el mundo, ya que la falta de empleo hizo que las personas debiesen resignar gran parte hasta de su dignidad para poder satisfacer sus necesidades básicas.

Las organizaciones internacionales que se ocupan de la defensa de los derechos humanos y la faz socio-cultural de la sociedad mundial, están muy preocupadas por la situación que se presenta como consecuencia de esta crisis, e intentan interactuar con los distintos gobiernos para lograr morigerar el difícil momento que atraviesa la inmensa masa de trabajadores en todas partes afectadas por esta debacle económica global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies