Los países del Este de Europa quieren entrar cuanto antes en la Eurozona

Desde hace ya bastante tiempo los países de Europa del Este, con Hungría a la cabeza, piden que se flexibilicen los requisitos y se tomen rápidamente las decisiones necesarias para que se les permita la entrada en la Eurozona, como una forma de ayuda para poder sobreponerse a la difícil situación originada por la crisis global.

Hace apenas unos meses, el primer ministro húngaro, Ferenc Gyurcsány, se reunió con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y tras explicarle los problemas de los países de la Unión Europea que no pertenecen a la Eurozona por las depreciaciones en sus monedas y dificultades con los Bancos, le solicitó su intercesión para la pronta entrada del bloque de Europa del Este a la zona del euro.

Aseguró Gyurcsány que considera la unión a la Eurozona como la única solución para los problemas de tipo de cambio en las naciones orientales de Europa, al tiempo que dijo que no pretenden cambiar las condiciones de ingreso, sino simplemente “acelerar el proceso”.

Solicitó concretamente que a los países que cumplan con los requisitos en cuanto a déficit, deuda e inflación no se les exija la permanencia de dos años en el mercado europeo cambiario antes de poder adoptar en sus respectivas economías la moneda única, el euro, como hoy en día lo pide la legislación de la Comunidad Económica Europea.

El premier húngaro se preguntaba en su momento si era necesario tener que esperar dos años como mínimo para poder adoptar la moneda única, permitiendo que en ese lapso muy probablemente la situación de Europa del Este siga empeorando hasta límites muy difíciles de manejar cuando esos países ingresen finalmente en la Eurozona.

Manifestaba, no sin cierta razón, que si existen ya países europeos orientales que pueden cumplir con los requisitos requeridos, se les debe permitir inmediatamente su ingreso a la Eurozona, en un claro intento de comenzar a trepar la empinada cuesta de la recuperación de la crisis.

Durao Barroso dijo por su parte que no pretendía explayarse sobre los cambios que deberían hacerse a la legislación vigente, al tiempo que recordó que la Comisión a su cargo no tiene atribuciones para tomar decisiones en este tipo de reformas de fondo, sino que eso les compete a los estados miembros de la Eurozona.

Es innegable la prisa de los europeos del Este para ingresar a la zona del euro, en un intento más por superar la crisis actual que los ha hundido en una situación que en algunos casos es tremendamente preocupante.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies