El presidente del Banco de España reclama reformas laborales para superar la crisis

Hace apenas unos días el Banco de España dio a conocer el informe anual en el que se trata, por supuesto, el tema de la crisis global que tanto está dañando la economía y el trabajo en España.

En este informe, el organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez parece estar de acuerdo con la teoría de los “brotes verdes”, que se hace eco de algunas pequeñas pero significativas mejoras en los pronósticos para la economía española.

Tras un primer trimestre del 2.009 realmente para el olvido, los indicadores a nivel español y mundial muestran ciertos síntomas de recuperación y una caída en los índices de contracción de la economía.

A pesar de que el PIB evolucionará en forma negativa por unos cuantos trimestres más, el Banco de España estima que la actividad durante el 2.010 caerá en forma mucho más atenuada que en el 2.009, e incluso mostrará ciertos signos de reactivación real y duradera.

Sin embargo, al hablar ante el Consejo de Gobierno del Banco de España, Ordóñez no tuvo reparos en mostrar lo que cree es una situación “extremadamente grave” cuando se refirió a la evolución del empleo en los próximos meses.

Al referirse a la leve caída del paro en Mayo, dijo que era una señal positiva pero que se debía a factores estacionales que hacían que no se tratase de una recuperación duradera, estimando que la caída en el empleo en España “puede prolongarse todavía por un tiempo más”.

Recordó Ordóñez que hace exactamente un año él mismo advirtió que el ajuste que se debía realizar por la crisis no tenía que recaer casi exclusivamente en el empleo, por las consecuencias negativas que eso acarrearía en la economía y la recesión en España.

Un año después la economía española, a su criterio y el de muchos analistas, sigue utilizando al empleo como criterio de ajuste ante la crisis.

En la última parte del informe, el Banco de España señala que más allá de las mejoras en la parte financiera interna o en la recuperación paulatina de la confianza por parte de la ciudadanía, será la demanda externa, a medida que vaya cediéndola crisis internacional, la que genere la verdadera recuperación de las finanzas españolas.

Es necesario por lo tanto mejorar la competitividad de los productos nacionales mediante ajustes benéficos de costes, precios y márgenes de ganancias para las industrias españolas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies