La mayoría de las naciones africanas acrecentaron en estos tiempos su ya endémica crisis

La gran crisis económica global que está afectando a casi todo el planeta, este año va a causar en las naciones del continente africano pérdidas que podrían llegar a los 50.000 millones de dólares, una cifra realmente escalofriante si se tiene en cuenta el ya modesto presupuesto con el que cuentan la mayoría de ellas.

Estos datos fueron difundidos por un estudio que realizó recientemente la organización Action End International, cuya presidenta, Claire Melamed, observó que como suele suceder con los países más pobres, gran parte de ese dinero, más de 26.000 millones de dólares, dejará de ingresar a las arcas de las naciones del África a consecuencia de la caída abrupta en la ayuda financiera que los países extra continentales, sobre todo de la Eurozona, dejarán de hacerle llegar a las naciones africanas.

Otra parte muy importante de esa caída de ingresos provendrá de la disminución en las ganancias que llegan al continente por exportaciones, sobre todo de materias primas, y la caída en la actividad de las balanzas comerciales de los países más desarrollados de la región, como es el caso de Sudáfrica.

La caída de las entradas en la economía africana es equivalente a aproximadamente el 12% de los pagos que toda esa región debe efectuar al exterior, por lo que se transforma en un delicado problema que sin duda deberá ser uno de los temas de análisis en la próxima reunión del G-20, donde sólo Sudáfrica representa a todo el continente.

Como el actual sistema de intercambio comercial mundial no parece estar concebido para lograr un desarrollo sustentable de las economías de los países subdesarrollados, prácticamente todas las economías del continente africano son constantemente sometidas a riesgos que los países más adelantados no correrían en condiciones normales, y la mayoría de las veces esto ocurre para que obtengan beneficios mínimos en comparación a esos riesgos corridos.

La desigualdad en términos económicos-financieros es muy grande, y ese es uno de los temas que deberán ser tratados a la brevedad por los países más ricos, aunque más no sea para su propio beneficio a mediano plazo, pues de lo contrario podría suceder que en un futuro no muy lejano deban acudir a realizar un salvataje todavía mucho mayor a la ayuda que hoy en día se les presta a estas naciones africanas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies