La situación cuando se heredan crisis ajenas

Mientras que por efectos de esta crisis económica global este año la economía de los Estados Unidos tiene prevista una contracción que no llegará al 3%, la Eurozona sufrirá una retracción en la suya que seguramente superará 3l 3,5%.

Pero, ¿no es que esta crisis comenzó en América por efectos de las tristemente célebres “hipotecas subprime” a mediados del año pasado? ¿no deberían los estadounidenses atravesar momentos más complicados que los habitantes de la Eurozona simplemente por encontrarse en el ojo de la tormenta?

Pues parece ser que no es así, y lo cierto es que la situación más complicada se vive hoy en los países donde el euro es la moneda común.

Son varias las teorías que intentan encontrarle una explicación en lo que a priori parecería un sinsentido.

Alemania, la primera economía europea, depende mucho del gasto extranjero, con lo que una recesión en Norteamérica repercute más en su propio territorio que en los Estados Unidos. Los Bancos europeos sumaron a los problemas derivados de la crisis en sí las dificultades, que no eran pocas, existentes en su propia región, aumentando de esta forma su grado de vulnerabilidad.

Los países de Europa oriental no pudieron colaborar en nada a la solución de los problemas, y en realidad los aumentaron con su altísima tasa de inestabilidad.

Todos estos parámetros hicieron que la crisis en la Unión Europea se desarrollase como si ésta fuese una caja de resonancia amplificadora que magnificó las ondas expansivas que provenían del otro lado del Océano Atlántico.

Todo se desarrolla como en las películas donde los “buenos” dependen lamentablemente del accionar de los “malos”, y la llave que abre la puerta que conduce a la solución parece seguir siendo Alemania.

Y no es que los buenos esta vez sean unos pobres desvalidos desprovistos de toda posibilidad de acción. Estamos hablando de la Eurozona, la segunda economía del planeta, lo que no es poca cosa.

Norbert Walter, el economista en jefe del Deutsche Bank, afirma que “involuntariamente Alemania arrastró en su caída a la mayoría de las economías de la Eurozona, pero estamos esperanzados en revertir la situación en cuanto las exportaciones comiencen a recuperar sus niveles históricos”.

Lo notable de todo esto es que en Latinoamérica los problemas surgen a partir de la caída de las exportaciones, y en la Eurozona también parece ser una de las causas principales de la debacle. Entonces, adivina adivinador, dónde está el gigante que ha dejado de comprar a todo el mundo?…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies