El presidente ecuatoriano ante la Asamblea general de la ONU

Hace menos de dos semanas el presidente de Ecuador, Rafael Correa, habló ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

Allí manifestó claramente su postura ante la crisis económica global al decir que para su país la solución a dicha crisis no debe esperarse de las medidas que puedan tomar grupos reducidos como el G-8 y el G-20.
Afirmó que la única solución para él viable es la que salga del “G-192”, en clara alusión a la totalidad de los países que forman parte de la ONU.

Así definió claramente Correa su postura ante las decisiones que toman un reducido número de países y que luego inciden directamente sobre el resto de las naciones del mundo.

Reiteró sus críticas hacia las políticas económico-financieras de los Estados Unidos y del FMI, y subrayó una vez más lo que ya dijo en varias oportunidades, acerca de la necesidad de los países de Latinoamérica de crear un fondo de reserva común para la región, de forma tal de poder independizarse todo lo posible de la injerencia de las grandes potencias económicas de Europa, Asia y Estados Unidos en los asuntos económicos internos de América Latina.

A tal punto llegaron sus críticas, que no dudó en afirmar que el FMI “debería desaparecer” para evitar que siga causando más problemas que soluciones.

Correa cree que las naciones más ricas llevan a cabo un permanente “chantaje” a los países más pobres, para mantenerlos sometidos y poder actuar sobre ellos de acuerdo a sus conveniencias.

Calificó a América Latina como un “continente postergado y constantemente humillado, pero hoy más que nunca insurgente y rebelde, consciente de su potencial y del papel fundamental que en el futuro jugará en el plano económico mundial”.

Se manifestó a favor de la creación de un sistema monetario con una divisa única electrónica a nivel mundial, y calificó a la actual crisis global como apenas un síntoma de otra crisis más grande, la especulativa a nivel de la economía en todo el mundo, que privilegió los negociados con fondos inexistentes antes que las transacciones reales con dinero contante y sonante.

De más está decir que las palabras de Correa causaron un gran impacto entre los asistentes al cónclave de la ONU, que comentaron en muy variados tonos los dichos del presidente ecuatoriano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies