¿Hubo presiones al “Bank of America” para que comprase Merrill Lynch?

Los representantes del Congreso de los Estados Unidos están muy interesados en conocer, en caso de que sea así, cómo la Reserva Federal de ese país pactó con el gigantesco Bank of America a través de su presidente Ben Bernanke para que se llevase a cabo la compra de Merrill Lynch.

La forma de actuar de la Reserva Federal está siendo muy cuestionada, ya que se cree que hasta pudo haber amenazas de parte de la misma para con las autoridades del Bank of America.

Bernanke negó enfáticamente estos cuestionamientos, aduciendo que las autoridades estadounidenses no se inmiscuyen en este tipo de negociaciones, aunque admitió que la lógica indica que esta operación no podía fracasar, ya que los riesgos que ese fracaso traería aparejados en un sistema tan frágil como el que atraviesa actualmente la economía norteamericana en medio de la crisis económica global en la que está inmersa, eran demasiados y esto “no debía suceder”.

No hace más de dos semanas fue el Consejero Delegado del Bank of America el que se las tuvo que ver con la comisión del Congreso encargada de estas cuestiones de compras y fusiones bancarias, y en Julio le tocará el turno de responder las preguntas del Congreso a Henry Paulson, quien en el momento de la operación era el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos.

El tema es deslindar responsabilidades en una operación que costó 20.000 millones de dólares al contribuyente norteamericano.

Otro tema de particular importancia a tener en cuenta en estos muy difíciles momentos por los que atraviesa todo el sistema financiero de los Estados Unidos es la pérdida de credibilidad que la Reserva Federal tendría en caso de confirmarse las sospechas de los legisladores, puesto que el andiamaje financiero del gobierno de Barack Obama no está en condiciones en la actualidad de perder ni un centímetro en el camino hacia la recuperación de la confianza por parte del pueblo de la Unión.

Los republicanos fueron directamente en busca de Bernanke, aduciendo que éste había abusado de su poder para obligar a que se realizara la compra, muy posiblemente en contra de las intenciones de los directivos del propio Bank of America.

El problema más grave de toda esta situación no es la compra o la fusión en sí entre ambas entidades, sino el hecho de que ésta se haya llevado a cabo en gran medida debido a las presiones de las autoridades de la Reserva Federal en un claro intento de incidir sobre el futuro de ambas instituciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies