De a poco se concretan las propuestas para combatir la crisis

Lentamente parece que el gobierno comenzó a poner en práctica las medidas que en su momento de decidió tomar en materia laboral para atenuar los efectos de la crisis global que no le da respiro a España ni a la mayoría de los países de la Unión Europea y al mundo en general.

Ya se envió a los agentes sociales un bosquejo con pautas que bien pudieran ser el inicio de un acuerdo para el cambio en el ámbito laboral y social.

Entre las propuestas concretas que incluye este incipiente documento se establece una ayuda de 420 euros al mes para todos aquellos parados que ya no puedan acceder a otro tipo de beneficios como ser el subsidio o la prestación por desempleo, y que por lo tanto mientras el empleo no recupere sus índices históricos no tengan otra fuente de ingresos estable.

Pero a diferencia de otras ayudas que se prestaron en diversas ocasiones, esta vez el Ejecutivo a cargo de José Luis Rodríguez Zapatero le pone límites más cortos a esta prestación, acotándola a seis meses, lo que totalizaría un beneficio de 2.520 euros.

Las autoridades del gobierno ponen como requisito para poder percibir esta ayuda que los parados que la reciban deben cumplir con un programa de formación y capacitación especialmente diseñado para que puedan volver a insertarse en el mercado laboral lo más rápidamente posible, obviamente tratando de que ello ocurra antes del vencimiento del semestre durante el que se recibe la prestación en cuestión.

Otras propuestas gubernamentales incluyen una rebaja de las cotizaciones sociales a las empresas, tal vez de medio punto, y la suspensión del veto a las empresas de trabajo temporal para abastecer sectores como el área de la administración pública y otros considerados peligrosos como el minero.

Sin embargo, tanto los sindicatos como la patronal se muestran reticentes ante estas nuevas propuestas y no parecen estar del todo de acuerdo.

Entre los temas que más preocupan están los relacionados con la corta duración del subsidio, por parte de UGT y Comisiones Obreras, y la CEOE no acepta la rebaja de cotizaciones propuesta.

Es evidente que habrá que pulir bastante las medidas propuestas por el Gobierno para lograr una aceptación generalizada de las mismas.
El ejecutivo deberá apurar la puesta en marcha de otros planes previstos para hacer frente al grave problema del paro que en la actualidad azota a España.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies