¿Comienza en Gran Bretaña la “discriminación” para otorgar viviendas?

El Primer Ministro de Gran Bretaña, Gordon Brown, manifestó su decisión de poner en práctica lo que no es otra cosa que uno de los pilares de la plataforma política del Partido Nacional Británico (BNP), de neto corte racista.

La decisión tomada por Brown es la de comprometerse a que en el reparto de las llamadas viviendas sociales se le dé prioridad a los británicos frente a cualquier inmigrante, no importa de dónde provenga.

No fue dicho por Brown de una forma explícita, puesto que de ser así se transformaría en una discriminación ilegal, pero su propuesta de dar prioridad “a los locales”, según sus propias palabras, reafirma la idea de excluir en la práctica a los extranjeros del acceso a estas viviendas.

De cualquier forma, y en virtud del colapso en el sistema de viviendas que se produjo como consecuencia de la crisis económica global que sufre Gran Bretaña y todos los países de la Unión Europea, el Gobierno expresó en estos días que triplicará las inversiones que se habían previsto a comienzos del 2.009 en materia de viviendas, para alcanzar los 2.500 millones de euros que se usarán para la construcción de más de 100.000 viviendas sociales, al tiempo que esta medida aumentará también el empleo en el ámbito de la construcción, ya que se crearán así según las estimaciones del Ministerio de Vivienda casi 45.000 nuevos puestos de trabajo.

El Gobierno llamó a este nuevo plan “Construyendo el futuro del Reino Unido”, lo que fue tomado por la oposición como una grandilocuencia de cara a las elecciones legislativas del año próximo más que a una realidad que se vaya a concretar en el corto y mediano plazo.

También aprovechó la ocasión para hacer anuncios en materia de salud pública al referirse a los tratamientos oncológicos, como otro anuncio al parecer de neto corte de campaña electoral prematura.

Pero por primera vez en mucho tiempo Brown habló de medidas concretas y no de vagas promesas políticas, incluso al referirse al paro en los menores de 25 años, a quienes se les garantizará un empleo si hace más de un año que están parados.

El líder de la oposición conservadora, David Cameron, sigue en cambio ocupado en una crítica feroz al gobierno laborista de Brown más que en dar a conocer los fundamentos de las medidas a tomar en caso de ser electo en los comicios del 2.010.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies