La economía de Honduras aún más complicada por la crisis institucional

La república de Honduras volvió a sufrir lo que lamentablemente durante mucho tiempo fue moneda común para los gobiernos de Latinoamérica.

El 28 de Junio pasado, el presidente constitucional Manuel Zelaya fue destituido por las fuerzas armadas, y en su lugar asumió Roberto Micheletti, quien fue nombrado de urgencia por el Congreso luego de que destituyeran a Zelaya.

Micheletti afirmó que no llegó a la Presidencia “bajo la ignominia de un golpe de Estado”.

Ante esta situación de crisis institucional que se produce en el país centroamericano, el resto de la comunidad internacional está presionando al nuevo gobierno de facto que asumió, desde el punto de vista económico, que en estos momentos de crisis económica mundial es un factor de vital importancia para cualquier nación, y más aún para una de pequeña envergadura comercial e industrial que además se encuentra en crisis política.

Desde el momento mismo de la asunción de Micheletti se especula con suspender las reuniones con la Unión Europea para la firma de un Tratado de Libre Comercio, mientras que el SICA (Sistema de la Integración Centro Americana) y el ALBA (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América) ya tomaron medidas de bloqueo para el comercio internacional de Honduras.

La idea es asfixiar económicamente a Honduras para que restituya cuanto antes al depuesto presidente Zelaya.

Por ejemplo, el ALBA le había concedido hace pocas semanas a Honduras un crédito que ahora le ha sido cancelado sin más explicaciones que la falta de garantías democráticas en territorio hondureño.

El SICA por su parte, ya instruyó a sus miembros para que se abstengan de mantener cualquier tipo de relaciones comerciales con las actuales autoridades hondureñas.

El bloqueo que se está gestando con mucha fuerza en contra del pequeño país centroamericano es similar al que muchos años atrás sufrió Cuba, con la diferencia de que es creencia generalizada en todo el mundo que Honduras no está en condiciones de soportarlo ni siquiera a corto plazo, con lo cual deberá volver al “stato quo” anterior al 28 de Junio pasado.

El mundo tiene sus ojos puestos en varios frentes de distinto origen pero igualmente importantes: la crisis global, la pandemia de gripe porcina y, en menor medida, y sobre todo los países de la región latinoamericana, la crisis institucional en Honduras y su no muy lejana, esperemos, resolución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies