La recuperación económica de la crisis global enfermó de gripe porcina

Un estudio que se realizó hace apenas unas semanas indica que en Latinoamérica en particular, pero hace extensivo el dato a casi todo el mundo, más del 70% de las noticias sobre economía que circulan por todos los medios periodísticos hacen mención a la influenza A h1n1 ó gripe porcina.

O sea que la crisis económica global que “nos tiene enfermos” desde hace aproximadamente 1 año se ha visto magnificada en muchos lugares del mundo por la caída en la actividad comercial producida por los efectos de la gripe, que hace que los gobiernos se vean obligados a aplicar restricciones y aún prohibiciones de reunión de público en lugares como shoppings, cines, teatros, restaurantes, salas de juego y lugares de alta densidad humana en general.

Este nuevo virus de influenza altera la vida cotidiana de la gente como desde hace mucho tiempo no se veía. El caso de México, el país que involuntariamente originó lo que hoy es una pandemia de gripe porcina, es claro ejemplo de la situación.

Durante el período en que se declaró el estado de emergencia sanitaria en todo el país, no hubo clases, no hubo espectáculos públicos, los restaurantes sólo podían vender comida para llevar a los hogares, ni siquiera se podía respirar libremente si no era con barbijos protectores.

Y México, como hemos visto, es uno de los tantos países muy afectados por la “otra pandemia”, la que se declaró en los Estados Unidos el año pasado, y afectó no las vías respiratorias sino los bolsillos y el empleo de la gente.

Otros países como la República Argentina, que hasta hace apenas dos semanas ni siquiera figuraba entre las naciones más afectadas por la gripe, ahora, misteriosamente luego de las elecciones legislativas del último Domingo, pasó a estar tercera en el ránking de toda América de las naciones con más casos de influenza A h1n1 declarados. El flamante Ministro de Salud, Juan Manzur, declaró que al 3 de Julio los muertos por la epidemia ascienden a 44 y los infectados en todo el país podrían llegar incluso a 100.000 personas.

¿Es que alguna “mano negra” del gobierno ordenó no dar a conocer los verdaderos alcances de la epidemia hasta después de unas elecciones que igualmente se perdieron?

Lo concreto es que, en mayor o menor medida, se puede aplicar el proverbio que reza “tras de llovido, mojado”, como si la crisis global no fuese suficiente problema como para tener que agregarle ahora una pandemia de gripe porcina todavía no controlada que dificulta aún más la recuperación de por sí lenta de las economías de la mayoría de los países del planeta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies