Se reunieron por la crisis los gobernadores de los principales bancos centrales del mundo

La semana pasada se reunieron en la sede del Banco de Pagos Internacionales (BPI) en Basilea, Suiza, las máximas autoridades de los principales Bancos Centrales del mundo, para tratar temas relacionados con la recesión que impera en la mayoría de los países como consecuencia de la crisis económica global.

En la reunión estuvieron presentes los gobernadores de los Bancos de la Eurozona, de los Estados Unidos, y de los principales países emergentes de Latinoamérica y Asia.

Muchos gobernadores ven los primeros indicios de estabilización en esta crisis financiera, pero eso será objeto de deliberaciones por parte de todos los asistentes a la reunión.

De hecho, el director del flamante Comité de Estabilidad Financiera, Mario Draghi, es uno de los que considera que la economía mundial está mostrando algunos indicios, por ahora puntuales, de recuperación.

Pero como es posible que debido a su magnitud la crisis se prolongue más de la cuenta, lo cual ya fue revisado y corregido varias veces, se puede pensar que los principales Bancos Centrales no van a variar los actuales niveles de los tipos de interés, que hoy en día es cero en muchos casos durante los próximos meses.

Actualmente, el precio del dinero está en el 1% en la zona del euro, el 0,5% en el Reino Unido y entre el 0 y el 0,25% en los Estados Unidos.
Luego de la primera reunión del Comité de Estabilidad Financiera, que es posterior al Foro de Estabilidad Financiera, Draghi advirtió que los leves síntomas de mejoría no significan en absoluto que la crisis se haya superado, y que la fragilidad del sistema financiero y de la economía en general se mantiene en niveles realmente muy altos.

El nuevo Comité tendrá su sede en Basilea y estará atento a los indicadores de estabilidad de los mercados financieros, advirtiendo de inmediato y colaborando con los distintos Bancos Centrales cuando esos indicadores marquen desviaciones peligrosas para la economía del país en cuestión.

Será además un estrecho colaborador del FMI en la detección temprana de riesgos económico-financieros que de no ser tratados a tiempo puedan desembocar por ejemplo en el gran desastre de las hipotecas subprime en los Estados Unidos, que fue el comienzo de esta crisis mundial hace ya más de un año.

Es de esperar que este nuevo organismo pueda prever de un modo más eficaz los riesgos eventuales que corre y correrá la economía mundial en el mediano y largo plazo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies