Los Estados Unidos deben admitir sus errores ante la crisis global

Más allá de haber sido en su país donde dio comienzo esta crisis económica global que hoy afecta a todo el mundo, y de ser ellos los que, por poderío e importancia a nivel mundial deban llevar las riendas en el proceso de recuperación de la misma, los Estados Unidos deben inevitablemente hacer un profundo análisis acerca de su comportamiento antes y durante el tiempo que ya lleva esta situación entre todos nosotros.

En los últimos dieciocho meses, en EEUU se destruyeron más 6,5 millones de empleos, y los parados alcanzan casi los quince millones.

El presidente Barack Obama delegó en su vicepresidente, Joe Biden, la tarea de hacerse cargo de poner en marcha y seguir muy de cerca el gigantesco plan de estímulos para intentar frenar la subida del desempleo.

El propio presidente puso en marcha este faraónico plan hace cinco meses, y a pesar de que ya habla de los “brotes verdes” que se vislumbran en la economía norteamericana, Biden no parece estar muy convencido de ello.

Según el vicepresidente, la recesión hoy en día todavía alcanza niveles inéditos, y comenta en sus círculos más cercanos que el gobierno que él encabeza junto con Obama pecó de demasiado optimista al momento de medir las consecuencias de la crisis.

No parece que hayan calculado realmente bien lo deteriorada que se encontraba la economía cuando estalló la crisis, y el cálculo que se hizo de salvar más tres millones de empleos mediante la inyección de casi 800.000 millones de dólares no parece haber surtido el efecto que se esperaba.

Es por eso que cree que hará falta otro plan de igual o superior magnitud al anterior para tratar de revertir la tendencia a la subida que hoy tiene el desempleo en territorio de la Unión.

Pero de cualquier forma dice que será mejor esperar todavía un tiempo prudencial para pensar en otro plan, ya que es muy posible que el actual, con sólo cuatro meses de vida, no haya dado aún los frutos que se esperan.

Como una costumbre que parece ser de carácter mundial, al momento de hablar de responsabilidades no dudó en culpar de buena parte de las causas que confluyeron para llegar a este momento de incertidumbre y problemas financieros de todo tipo a la anterior administración del ex presidente George Bush.

Luego de repartidas las culpas, consideró que la recuperación va “en el camino correcto”, a pesar de que parece inminente que la Reserva Federal deba salir nuevamente a auxiliar a alguien, esta vez al Estado de California, que está metido en una crisis fiscal al parecer sin salida por sus propios medios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies