De esta crisis global surgirán algunas naciones más fortalecidas que antes

El economista y diplomático brasileño Rubens Ricupero afirma que lo peor en estos tiempos de crisis económicas, y más cuando esta crisis alcanza niveles globales, es dejarse llevar por las angustias inmediatas, y no tener en cuenta que estas situaciones pueden generar a futuro tendencias más que benéficas para los países inmersos en la crisis.

Al igual que la mayoría de los analistas económicos tanto latinoamericanos como del resto del mundo, sostiene sin dudar que, contrariamente a lo que vino sucediendo en las últimas décadas, esta vez Latinoamérica no es parte del problema sino de la solución del mismo.

A mediano plazo, países como Argentina, Brasil y Uruguay, con abundancia de alimentos y tierras fértiles, tendrán extraordinarias oportunidades frente a un planeta con una escasez alimentaria endémica.

Si los gobiernos saben cómo aprovechar esta ventaja estratégica, el panorama que se les presenta es más que alentador.

Ricupero fue el artífice como ministro de economía del Plan Real, que en 1.994 estabilizó la economía del gigante sudamericano luego de la gestión de Fernando Henrique Cardoso, otro de los hacedores del presente venturoso del Brasil, y se muestra entusiasmado con la gestión de Barack Obama, de quien asegura es capaz de sacar a los Estados Unidos de la debacle económica e institucional en que lo dejó sumida la administración de George Bush.

Asegura que sólo un cambio de fondo en la percepción del mundo por parte de la dirigencia política mundial puede haber logrado que, por ejemplo, Estados Unidos tenga un presidente negro, Brasil un ex obrero metalúrgico, y Chile y Argentina dos mujeres en el poder.

Países como Argentina, Brasil, China y Sudáfrica, todos miembros del G-20, tienen según Ricupero favorables pronósticos para salir antes y más fortalecidos de la actual crisis global, y se encuentran en una situación más propicia para maniobrar que por ejemplo la Eurozona o Japón, cuyas economías, más grandes y complejas, son a la vez más difíciles de manejar.

De cualquier manera Ricupero está consciente de que la dirigencia política latinoamericana no es la primera vez que desaprovecha una oportunidad de cambio muy positiva, por lo que se muestra reticente a asegurar un futuro venturoso para la región, y prefiere esperar el transcurrir de los acontecimientos para que finalmente Latinoamérica despegue en forma definitiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies