El BRIC como una alternativa a la supremacía del G-8

Ya parece estar definitivamente instalado en la opinión de todos los analistas políticos y económicos del mundo que la salida a esta crisis global que hoy nos afecta estará en buena medida en manos de los países emergentes.

Y dentro de esos países, el BRIC reúne a las principales naciones que pertenecen a ese grupo.

Es así que Brasil, Rusia, India y China están en condiciones de ofrecer alternativas para superar este marco de recesión que en estos meses cubre buena parte del planeta.

Estos cuatro países, que representan el 40% de la superficie, la mitad de la población y el 25% de la riqueza mundial, reclaman con su sola presencia y reuniones un cambio en el sistema económico, financiero y social que en la actualidad rige los destinos de gran parte de la raza humana.

Por esta razón, en la reunión que se realizó en Junio pasado en la ciudad rusa de Ekaterinburgo, donde en 1.918 fueron asesinados el Zar Nicolás II y toda su familia, los Presidentes Lula Da Silva, Dimitri Medvedev, Hu Jiantao y el primer ministro indio Manmohan Singh, se trataron temas relacionados con alternativas a la supremacía de las grandes potencias industrializadas, reformas al sistema financiero internacional y a la supremacía del dólar como moneda de intercambio comercial a nivel global.

Todos temas que a la luz de los acontecimientos que se vienen desarrollando desde hace un año cuando comenzó la crisis económica global en los Estados Unidos, no parecen ir por muy buen camino.

El BRIC pretende convertirse en una especie de eje paralelo y contrapoder a la supremacía en materia de decisiones que hoy ejerce el G-8, últimamente con más desaciertos que éxitos.

Las cuatro naciones están firmemente decididas a que se realicen cambios profundos en el sistema mundial de comercio, aunque todavía persisten diferencias entre ellos con respecto al proteccionismo agrícola y a los acuerdos que se siguen negociando en el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Lo cierto es que se está gestando cada vez con más fuerza el inicio de una nueva era a nivel global, con un grupo como el BRIC que, en representación de las naciones emergentes de todo el mundo, pretende con bien ganadas razones, no ser sólo un mero espectador de las acciones a tomar a nivel planetario, sino un protagonista con voz y voto a la hora de tomar decisiones que determinen la marcha de la economía y la política a nivel mundial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies