El Estado de California, al borde del precipicio por la caída de ingresos fiscales

La situación de los Estados Unidos, no es ninguna novedad, dista mucho de ser la mejor.

Pero no es sólo el Gobierno Central de Barack Obama el que está en serios problemas por efectos de esta crisis económica global que se inició en su propio territorio a mediados del año pasado.

Muchos Estados, con economías independientes y libertad de movimientos de parte del gobierno, están en condiciones iguales o todavía peores a las del país en su conjunto.

Es el caso por ejemplo del Estado de California, gobernado por el ex actor Arnold Schwarzenegger, que debido a los efectos de la crisis se vio obligado a emitir pagarés por la caída abrupta de los ingresos fiscales.

Al igual que otros Estados de la Unión en problemas, California está recortando sueldos y empleos en todos los niveles de la administración pública, con lo que no ayuda en nada al gran número de parados en el país.

Los últimos datos oficiales indican que el déficit de California crece a un ritmo terrible, a razón de 40 millones de dólares diarios, lo cual hace insostenible cualquier economía a menos que la solución se presente en forma inmediata. Y eso no parece probable, al menos por ahora.

Las fuentes de ingresos del Estado de California son muy inestables, y dependen en buena medida de la recaudación por tasas e impuestos.
Ante el actual estado de crisis, desempleo y falta de recursos genuinos, esta recaudación bajó hasta hacer tambalear las arcas oficiales, que se vieron obligadas a salir a emitir documentos para hacerse de fondos, documentos que ahora no se sabe si podrán ser cubiertos.

Las palabras del propio Schwarzenegger en los últimos días fueron lapidarias y muy preocupantes, cuando afirmó que “gastamos más de lo que tenemos, y así no hay economía que pueda sostenerse”.
Los magros ingresos fiscales se evaporan por la recesión, y el problema, lejos de solucionarse, se agrava cada vez más.

Al igual que California, otros Estados norteamericanos están tomando medidas extremas luego de casi 18 meses de contracción económica.

Muchos recortan gastos, suben impuestos, eliminan empleos y, en definitiva, hacen todo lo contrario a lo que sería esperable para una mejoría en el nivel de vida de la población.

Illinois está dejando de pagar por los funerales de los más necesitados y los indigentes, y hay otros Estados que estudian seriamente la posibilidad de deja en libertad un gran porcentaje de presos, para evitar los gastos de tener que mantenerlos en las cárceles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies