Para favorecer el comercio internacional, los Bancos regionales de Desarrollo proponen cambios y transformaciones

En una reunión que se desarrolló en Ginebra, Suiza, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Alberto Moreno, junto con sus pares de los Banco Asiático de Desarrollo, Haruhiko Kuroda, y el Banco Africano de Desarrollo, estudiaron en el marco de la Segunda Revisión Global de Ayuda para el Comercio de la OMC la forma de implementar métodos para reducir los obstáculos en el intercambio comercial internacional en medio de la crisis económica global.

La primera revisión global de ayuda al comercio se realizó a fines del año 2.007, pocos meses antes de que comenzara la crisis en los Estados Unidos, y la situación actual amerita que se revean las conclusiones logradas en ese momento.

Según los presidentes de los tres Bancos regionales para el desarrollo del comercio y la calidad de vida de sus habitantes, éste es el momento oportuno para medir exactamente los alcances de la crisis global en el intercambio comercial mundial, como así también la eficacia de la ayuda que se está dando a las naciones más pobres en vías de desarrollo.

Los asistentes a la reunión enfatizaron que “el comercio es el mejor antídoto para neutralizar las turbulencias económicas y financieras que se originaron por la crisis, y no debemos perder tiempo ni oportunidades para optimizar las vías comerciales que favorezcan el intercambio de materias primas y productos elaborados entre los continentes involucrados en esta crisis, que son todos”.

Esta segunda Revisión Global de Ayuda para el Comercio se ha puesto como objetivo cuatro puntos que se consideran fundamentales.

El primero y más concreto es pasar realmente del compromiso tomado a la aplicación práctica en el comercio mundial. El segundo punto fija la necesidad de incorporar al comercio como un todo a las estrategias regionales de desarrollo para paliar la recesión que esta crisis mundial está provocando.

Como tercer punto importante a tener en cuenta está el hecho de que los Bancos de Desarrollo implementen las medidas necesarias para poder mantener el flujo de ayuda hasta tanto la crisis tienda a desaparecer o al menos a disminuir, para evitar así un aumento en el desempleo de las distintas regiones del planeta.

Finalmente, se prevé aumentar las medidas de control para monitorear que la ayuda de los Bancos de Desarrollo regional sean efectivas y no se queden en una simple erogación de importantísimas sumas de dinero que no se traduzcan en ayuda concreta para el intercambio comercial de los pueblos.

El Departamento de Desarrollo sustentable del Reino Unido comprometió su colaboración para el logro de los propósitos de estos tres Bancos, que representan en conjunto un importante porcentaje del comercio del planeta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies