Rodríguez Zapatero con dudas sobre cómo afrontar la crisis global

Los distintos gobiernos de la Eurozona están aplicando diversos métodos para atenuar los efectos de la crisis económica global.

Y el gobierno de España duda acerca de cuál es el más acertado para hacer frente a esta difícil situación.

Además, la evidente falta de un decidido apoyo parlamentario hace que el ejecutivo español no termine de definir las estrategias a seguir.

El dilema a estas horas, al igual del que se les presentó a los gobernantes del resto de las naciones de la región, parece reducirse a la simple ecuación de ¿más impuestos o menos gasto?

El mundo se encuentra en estos momentos quizás en el punto decisivo de esta crisis, y los Gobiernos deben tomar urgentes y sobre todo acertadas decisiones.

En el caso de Francia, Nicolas Sarkozy se manifestó a favor de aumentar la deuda pública, ya que dice que éste no es buen momento para ser austeros.

En Alemania, la canciller Ángela Merkel optó por anunciar lo que ella misma califica como “una de las mayores rebajas fiscales en la historia de Alemania”.

En el Reino Unido, Gordon Brown decidió subir los impuestos a las rentas más elevadas, para que éstas ayuden a pagar los costos de la crisis.

En los Estados Unidos, Barack Obama anunció medidas similares a las que se tomaron en Gran Bretaña, es decir una subida diferenciada de los impuestos, al contrario de las decisiones tomadas por Merkel.

Como se puede apreciar, lejos de implementar un plan consensuado entre todos los integrantes del G-8, cada uno está haciendo por su lado lo que mejor le parece, y esto obviamente no genera mucha confianza en los mercados y la población en general.

Pablo Vázquez, director ejecutivo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), supone que en el caso de España “el costo de la crisis deberá repartirse entre varias generaciones”, o aplicar métodos más drásticos pero más cercanos a lo que predica la canciller alemana, es decir una significativa rebaja fiscal.

En tanto, Rodríguez Zapatero ya anunció 20.000 millones de euros de deuda adicional para financiar la ley de economía sostenible y oros 5.000 millones para planes de inversión local. Otros 2.000 millones seguramente se irán con el apoyo a los parados de larga data y por rebajas de las cuotas sociales.

Los planes inmediatos para salir de la crisis son los que ahora les quitan el sueño a todos los gobiernos de la Eurozona, y según la Comisión Europea los encarados por España son de los más ambiciosos.

Habrá que esperar por los resultados de estas medidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies