Los suecos experimentan: por la crisis aplican tipos negativos para reactivar el crédito

Los Bancos centrales europeos vienen tomando desde hace ya un tiempo decisiones que parecerían extrañas para enfrentar los problemas derivados de la crisis económica global.

Al principio la mayoría de las entidades bancarias madre de los países de la Unión Europea redujeron los tipos de interés a valores nunca antes vistos, históricamente los más bajos en décadas.

Luego comenzaron con compras no convencionales, como es el caso de deuda pública y corporativa.

Pero estas medidas de política monetaria no dieron los resultados esperados para combatir de deflación y comenzar a mover nuevamente el mercado crediticio.

Hace poco tiempo, el Banco Central de Suecia sorprendió a las autoridades económicas de la UE con una medida por lo menos muy innovadora, por no decir temeraria: situó la facilidad de depósito, es decir el dinero que se debe pagar por depositarlo en un Banco, en tasas negativas.

El Riskbank asegura que la actual situación derivada de la crisis global requiere de una política monetaria expansiva, por lo que bajó hasta el -0,25% la tasa de depósito.

¿Qué significa esto?, se preguntó como una forma de explicar la decisión Bo Lundgren, el Director General del Tesoro sueco.

Pues simplemente que desde ahora los Bancos tendrán que pagar por depositar su dinero en la autoridad monetaria, lo que se espera que facilite la reactivación del mercado interbancario, que está congelado desde que comenzó la crisis producida por la explosión de las hipotecas subprime en el año 2.007.

Con esta tasa negativa se espera que los Bancos pierdan su interés por acudir al Banco Central sueco para guardar sus depósitos, logrando de esta forma que vuelvan a prestárselo entre ellos o que retorne poco a poco el crédito a empresas y particulares, lo que pondría lentamente en marcha la rueda financiera sueca.

Los depósitos que los Bancos hacen en el Banco Central son a plazos extremadamente cortos, generalmente un día, y sirven para los ajustes de tesorería de las entidades bancarias. Hasta ahora esos depósitos eran remunerados por la autoridad monetaria. Ahora serán los Bancos quienes deberán pagar al Banco Central para depositar sus fondos.

Se trata sin duda de una iniciativa innovadora en materia financiera para reactivar los créditos, y en caso de resultar exitosa es probable que muy pronto sea “copiada” por los Bancos Centrales del resto de los países de la UE.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies