Lo que quedó después de casi 24 meses “a la deriva”

Estamos a punto de “festejarle” los primeros 2 años de vida a este niño terrible que resultó ser la crisis económica global.

Y el análisis retrospectivo de su corta pero complicada vida nos da algunas pautas de lo que fueron las causas, de lo que debe hacerse para salir definitivamente de ella y sobre todo de todo aquello que no debe hacerse nunca más si no queremos volver a padecer un crío de esta conducta.

La luz al final del túnel todavía es apenas un ínfimo resplandor que no alcanza para iluminar el camino de salida.

Los síntomas de esta situación venían dando señales de vida desde fines del 2.007, pero fue en setiembre del 2.008 cuando Estados Unidos dejó caer una entidad influyente en todo el mundo como lo era Lehman Brothers, y a partir de allí todo se desbarrancó definitivamente.

El capitalismo a nivel mundial se tambaleó y aún no pudo recuperar la vertical, tal la magnitud del golpe que le asestaron.

Como bien lo dice el economista Jaques Attali, ni siquiera los grandes Bancos del mundo están hoy por hoy en condiciones de medir los riesgos de sus inversiones. El lobby financiero mundial parece a veces querer que las autoridades económicas de los países sólo hagan cambios cosméticos sin llegar al fondo del problema, como si el actual estado de cosas les brindase algún tipo de beneficios.

Beneficios que eventualmente podrían llegar a verlos ellos, porque de una mejoría para el pueblo y los ahorristas, ni hablar.

La confianza en el sistema internacional regresará cuando las reformas financieras de fondo tan largamente anunciadas finalmente se cumplan, cosa que en la actualidad sigue sin llevarse a cabo.

Inexorablemente debe cambiar en todo el mundo el sistema de supervisión y regulación del sistema bancario y financiero en general, para evitar que aquellos que los manejan sigan haciendo en la práctica lo que quieran sin girar ni un grado la cabeza a su alrededor para ver qué sucede con el resto del mundo.

El tristemente famoso mito anterior a la crisis de “más Mercado y menos Estado” mordió el polvo de la derrota, ya que quedó claro que si las autoridades económicas de cualquier país no supervisan muy de cerca el accionar del sistema financiero, volveremos a caer en problemas todavía más graves que el actual, del que ni siquiera logramos recuperarnos al día de la fecha.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies