¿Es viable en Latinoamérica un nuevo pacto fiscal contra la crisis?

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) le pidió un par de días atrás a los países de la región bajo su influencia que se aboquen a darle forma a un nuevo pacto fiscal con el objetivo de fortalecer al Estado y permitirle implementar métodos que puedan ayudar a superar el creciente índice de desempleo que se está notando en América Latina y sobre todo en los países del Caribe como una consecuencia directa de la crisis económica global.

El pedido fue realizado por la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, la mexicana Alicia Bárcena, basándose en el hecho de que según los parámetros internacionales “una región que tiene una carga tributaria promedio del 16% es imposible que pueda tener políticas viables de desarrollo social.

Según Bárcenas, la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tienen en general índices impositivos que rondan el 33-35%. Evidentemente hay una brecha inmensa que según ella debe ser revista y modificada a la brevedad.

La funcionaria dijo en su alocución que no es fácil comprender por qué los latinoamericanos no tienen incorporada la cultura de pagar impuestos, y de pagar lo justo.

Tal vez no haya tenido en cuenta la inequidad social que reina en la mayoría de los países de la región desde los tiempos mismos de la conquista, cuando ya las riquezas comenzaron a distribuirse poco y mal.

Pero insistió en que sólo un mayor ingreso a las arcas estatales en materia de impuestos asegurará un mayor gasto por parte de las autoridades en beneficio de la población, cosa que también podría discutirse por un buen rato.

Es cierto que una cultura impositiva bien llevada adelante por las dos partes, contribuyentes y autoridades, puede ser el eje fundamental del desarrollo latinoamericano, pero no es menos cierto que parecería ser que ninguna de las dos partes involucradas parece estar dispuesta a hacerlo, una por desconfianza y la otra por cierta forma de corrupción pública ya endémica.

Bárcenas insiste en que en medio de esta crisis mundial el principal problema de Latinoamérica es el desempleo con pobreza estatal, que es lo que trata de mejorar con mayor presión fiscal por parte de las autoridades, pero lo concreto es que a la luz de las sucesivas experiencias que se vivieron en el continente en las últimas décadas, lo que cambiaría un aumento considerable de los impuestos sería que a partir de ese momento el problema pasaría a ser “desempleo con mayor pobreza siempre del mismo lado, el del pueblo”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies