Argentina no acepta la intervención del FMI para refinanciar su deuda con el Club de París

A pesar de que la intervención del FMI ya fue reiterada varias veces, la República Argentina continúa firme en su rechazo a la participación de este Organismo Internacional en las negociaciones que debe llevar a cabo para refinanciar la millonaria deuda que mantiene con el Club de París, la que está en mora desde el cese de pagos de la nación latinoamericana a fines del 2.001.

El ministro de economía argentino, Amado Boudou, aseguró hace poco que su país no aceptará un monitoreo del FMI en las condiciones que actualmente impone dicho organismo multilateral.

Boudou afirmó que su ministerio llevará a cabo todo aquello que haga que se facilite aún más el acceso de la Argentina al mercado de “crédito voluntario”, del que se apartó cuando a principios de esta década se produjo el default más grande de la historia argentina, cuando el cese de pagos alcanzó a nivel internacional los 102.000 millones de dólares.

Hace ya casi cuatro años, a fines del 2.005, la Argentina saldó en su totalidad la deuda que mantenía con el FMI, que ascendía a 10.000 millones de dólares, y ahora se propone negociar con los acreedores del Club de París, un organismo de crédito formado por 19 países desarrollados, otros 6.900 millones de dólares que se adeudan.

Cuando Boudou fue consultado acerca de la conveniencia de saldar esa deuda en épocas de crisis económica global, respondió que las reservas del Banco Central son más que suficientes como para poder hacer frente a esa erogación, y que además este es un buen momento para conseguir mejores condiciones de pago y disminución de los intereses punitorios, dada la situación de recesión por la que atraviesan la mayoría de los países acreedores.

Cuando según Boudou esa deuda sea saldada, la desaparición de la mora permitirá el acceso al crédito a varias multinacionales que quieren ampliar sus inversiones en el país, algo con lo que concuerdan varias fuentes empresariales consultadas al respecto.

La cancelación de esta deuda fue anunciada por la presidente argentina Cristina Fernández de Kirchner en setiembre del 2.008, pero finalmente no se concretó en esa oportunidad por la injerencia que quería tener el FMI en ese momento y por el brusco recrudecimiento que tuvo la crisis global, que obligó al gobierno argentino a tomar precauciones y a no deshacerse de parte de sus reservas.

Ahora parece haber llegado el momento de seguir pagando deudas contraídas en el pasado y liberar el acceso de la Argentina a los grandes mercados financieros internacionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies